Los componentes del ''Desafío Español'' saludan desde la cubierta del barco al público asistente esta noche en el Puerto America''s Cup de Valencia, en el desfile de los barcos participantes en la Copa del América
Los componentes del "Desafío Español" saludan desde la cubierta del barco al público asistente. Manuel Bruque/EFE

La tripulación al completo del Desafío Español 2007 abrió a las 21,30 horas del sábado por la noche en el Puerto de Valencia el desfile inaugural de los barcos que navegarán en la 32ª Copa América de Vela .

Bajo el lema "El desafío de todos" escrito en rojo y amarillo, los regatistas del equipo español desfilaron sobre el ESP-97, barco que les acompañará a partir del lunes 16, cuando comience la Louis Vuitton Cup.

Por delante de cuatro cortinas de luces azules, marrones, blancas y amarillas en forma de vela que representaban el mar, la tierra, el aire y el fuego, respectivamente, y al ritmo de la banda sonora de la película Mall Rats, los otros diez challenguers se presentaron en sus embarcaciones ante un numeroso público que aguantó fielmente bajo la lluvia.

Al ritmo de la música los diez barcos que aspiran a llevarse el título más importante de la vela mundial desfilaron ante el numeroso público congregado en el puerto de Valencia
Los napolitanos del Mascalzone Latino aparecieron al compás de los disparos de fuegos artificiales del color rojo del equipo.

A su paso, un mapamundi hinchable gigante, sobrevolado por un peculiar personaje saltarín cubierto de luces rojizas, ubicaba a los espectadores en el lugar de origen de los deportistas.

Tras los granujas -significado de mascalzone-, los sudafricanos del Shosholoza, que escogieron el nombre de su equipo basándose en una canción de mineros para animarse en los momentos difíciles.

Los cuartos fueron los alemanes, que participan por primera vez en la historia en la máxima competición de vela.

Broche final

En quinto lugar aparecían los chinos, embarcados sobre un dragón rojo y con parte de la tripulación colgando de EL mástil.

Los glamourosos italianos del Luna Rossa desfilaron justo antes de los norteamericanos del BMW Oracle, que precedió a los italianos +39, nombre que eligieron en honor al prefijo telefónico de su país de origen.

Los viquingos del Victory Challengue dieron paso a los ya recuperados franceses del Areva.

El Challengue New Zealand se reservó el último puesto del desfile de los desafíos.

El broche final del espectáculo tenía forma de jarra y por nombre Trofeo de las 100 Guineas y coronaba la proa del barco del defensor del título también conocido como "defender", el Alinghi suizo, que cerró la presentación.

Gran despliegue

El nuevo canal que une la dársena interior del puerto de la Copa América con uno de los campos de regatas sirvió como escenario de un gran despliegue que terminó con un castillo de fuegos artificiales de la pirotecnia Caballer.

Una vez más, el emblemático edificio de invitados vips Veles e Vents fue el epicentro de las miradas.

Una vez más, el emblemático edificio de invitados vips Veles e Vents fue el epicentro de las miradas

 

Numerosas caras conocidas se acercaron a conocer la Fórmula-1 de la vela, entre las que destacaron David Bustamante y su esposa.

Los Duques de Lugo, amantes de este deporte, estuvieron acompañados por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá y el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.