Los dos goles del delantero chipriota Yiannis Okkas ante el Las Palmas, en su debut en Balaídos, confirmaron que el Celta no se equivocó con su contratación, pese a ser un desconocido. El ex de Olympiakos demostró que puede ser el goleador decisivo que necesita el equipo para conseguir el objetivo del ascenso ante la sequía de Manchev y Diego Costa. Okkas lleva dos goles en dos partidos y podría superar los 15 que marcó Baiano la temporada pasada o los 12 que anotaron Canobbio y Jandro en Segunda, en la temporada 2004-05.