Deporte, ejercicio, deportista, deportistas, correr, corriendo, corredor
Deporte, ejercicio, deportista, deportistas, correr, corriendo, corredor EUROPA PRESS - Archivo

El Ayuntamiento de Viena se ha encontrado con una situación insólita después de abrir dos rutas señalizadas para hacer ‘jogging’. Los recorridos atraviesan el Cementerio Central de Viena, lo que ha generado cierto malestar entre las personas que frecuentan el camposanto y un debate en la capital austriaca.

La primera queja oficial llegó a través de la Oficina del Defensor del Pueblo de Austria, que notificó al consistorio la protesta de una señora que asegura que la presencia de corredores en el recinto sacramental le molesta a la hora de realizar sus rezos, informa Efe.

El organismo trasladó el malestar de la mujer y solicitó información sobre los recorridos, de 2 y 5 kilómetros, que se inauguraron el pasado mes de marzo.

Se trata de un problema legal porque “según la ordenación urbanística, ese terreno está destinado a cementerio. Si se quiere ir a correr ahí, debería estar reconocido como parque, zona deportiva o zona de recreo, y eso no es así", explica al mismo medio Agnieszka Kern, la portavoz de la oficina austriaca.

La iglesia, con los corredores

Desde el camposanto aseguran que los corredores son habituales en su terreno “desde hace 15 años y hasta ahora no ha habido ninguna queja”, asegura un representante en ORF.

A su juicio, las críticas han comenzado a llegar después de señalizar las rutas y defiende que "correr es el tipo de movimiento más natural y muy silencioso".