Valencia - Atlético
Sergio Canales, Dani Parejo y Mario Suárez pelean por un balón durante el Valencia - Atlético. EFE

Las vacas flacas han llegado al mundo del fútbol, y lo han hecho para quedarse, al menos de momento. La Liga de Fútbol Profesional prevé rebajar la deuda de los clubes profesionales, sin contar la de Real Madrid y Barcelona, y para ello tiene pensado llevar un estricto control económico en todos los clubes.

Javier Gómez, director General de la LFP, explicó en un encuentro informativo con la prensa que la deuda de los clubes de fútbol (siempre excluyendo a Madrid y Barça) es de 2.700 millones de euros  y que se espera que dicha cifra baje hasta los 2.400 millones al final de la próxima temporada y que ronde los 2.000 millones en 2017.

Los clubes seguirán vendiendo jugadores, pero según la Liga menos que este último año

La Liga quiso destacar que es la primera vez en doce temporadas que la deuda del fútbol no aumenta y recalcó que el objetivo es que año a año dicha deuda se vaya reduciendo.

La Liga de Fútbol Profesional explicó el nuevo sistema de control económico aprobado en abril de 2012 y que consiste en que todos los gastos deben ser aprobados a priori por la competición. Será la propia LFP la que diga a cada club cuánto puede gastar en función de una previsión hecha por la propia Liga para tener un control absoluto de cada entidad.

Javier Gómez aclaró que se habían eliminado los datos del Real Madrid y Barcelona porque "distorsionaban la situación del sector". Con los dos 'grandes' del fútbol español, la deuda del fútbol profesional ascendería hasta los 3.600 millones de euros a 30 de junio de 2012, pero éstos, según el directivo de la LFP, tienen una capacidad de generar recursos "muy grande".

En este sentido, señaló que la reducción del coste de la plantilla de los clubes en 90 millones, de los 750 millones de 2102-13 a los 660 millones previstos para 2013-14, y que el incremento de 115 ó 120 millones en la venta de jugadores del verano de 2012 a los 300 millones del verano de este 2013, tendrán un efecto muy positivo en la reducción de la deuda.

No deja de ser también preocupante la elevadísima cifra de ventas de jugadores, esos 300 millones, pero fue el propio Javier Tebas, presidente de la Liga, el que aseguró que a pesar de que se seguirán vendiendo jugadores, en ningún caso se producirá el éxodo masivo que ha habido esta temporada.

Unas normas estrictas

Gómez explicó que ahora los clubes tuvieron que presentar los presupuestos para 2013-14 el 30 abril pasado, por regla general, y algunos, los que hasta ahora han demostrado ser absolutamente fiables, el 31 de mayo. En función de los ingresos de años anteriores, se ha establecido un cálculo de lo que cada equipo puede gastar ese verano en su plantilla.

El organismo, que contempla sanciones desde 300.000 euros a la privación del pago de los derechos a los clubes de la Liga BBVA (700.000 euros) y Liga Adelante (450.000-500.000) e, incluso, la expulsión de la competición para los clubes que no cumplan la nueva normativa, desveló el coste de plantilla fijado para esta campaña 2013-14.

Así, ha establecido un rango de coste para las plantillas que van de los 11-14 millones del Almería, Rayo, Valladolid, Levante, Elche y Celta; los 14-23, del Osasuna, Getafe, Granada, Espanyol y Betis; los 30-40, del Málaga, Villarreal, Real Sociedad y Athletic Club; los 45-50, del Sevilla y Valencia; los 65-67, del Atlético de Madrid, y los casi 200, "que no han llegado", del Real Madrid y FC Barcelona.

La deuda con Hacienda

La deuda con la Agencia Tributaria sigue siendo enorme. A finales de 2012 la cifra era de 660 millones de euros, pero desde la Liga asegura que se está trabajando en su reducción. La estimación es que para el final de la temporada que viene la cantidad adeudada por los clubes sea de unos 600 millones de euros y que año tras año la cantidad siga bajando.

Sin embargo, y como reconoce Tebas, ese es un asunto que cada club trata personalmente con Hacienda, y ahí la Liga tiene poco que ver.