Alberto Contador
Alberto Contador, durante la disputa de la contrarreloj (EFE). Luis Tejido/EFE

Ni siquiera en el día más feliz de su vida, el día de la gloria absoluta, podía faltar la sombra del dopaje.

En una multitudinaria rueda de prensa, Alberto Contador, que este domingo se convertirá en el quinto español en triunfar en el Tour de Francia , volvió a salir al paso de las acusaciones de dopaje que le lanzó la prensa internacional y las achacó a que ocupa el primer puesto de la clasificación.

"Vivimos un ciclismo loco en el que el que está más alto es más sospechoso. Por suerte soy muy sospechoso, porque eso significa que estoy primero del Tour", aseguró el madrileño, líder de la general a falta del paseo triunfal por los Campos Elíseos.

El ciclista del Discovery tuvo que responder a preguntas sobre su relación con la "Operación Puerto" y afirmó que estaba dispuesto a entregar su ADN si se lo solicitan.

No creo que sea lo más correcto, pero si me piden el ADN lo daré sin ningún inconveniente

"No creo que sea lo más correcto, pero si me piden el ADN lo daré sin ningún inconveniente. ¿Por qué no lo hago? Porque no tengo que demostrar mi inocencia, ¿a quién se lo voy a dar?", se preguntó el madrileño.

Aseguró que la lucha contra el dopaje va por el buen camino y envió un mensaje a los jóvenes "para que crean en este deporte que es bonito y saludable y lo practiquen o lo sigan por televisión".

Presión

Contador aseguró que todavía no ha asumido que es el próximo ganador del Tour de Francia, un éxito que corona "muchos años de trabajo".

Reconoció que afrontar la presión de ser sospechoso de dopaje le provoca una tensión añadida, pero dijo estar llevándolo "lo mejor posible".

"Todavía no soy consciente de lo que me va a caer encima por la suerte de haber ganado esta carrera", señaló.

"Me está sorprendiendo lo bien que llevo la presión de la carrera y de los medios de comunicación. Ya había vivido esta situación en otras pruebas menos importantes y eso me ha ayudado", señaló el ciclista, que confesó que la noche previa a la contrarreloj se quedó dormido plácidamente pese a la tensión de la prueba.

Conservar la ventaja que llevaba al australiano Cadel Evans (Predictor) en la general "no fue fácil en absoluto", dijo.

"Ha habido un momento en el kilómetro 30 que me han dado una referencia de 38 segundos y que me dolían mucho las piernas. Me he preocupado mucho. Pero las siguientes referencias eran mejores. En los últimos kilómetros, sabía que tenía que ir a muerte", afirmó.

Armstrong, un ejemplo de superación

Contador admitió las comparaciones con el estadounidense Lance Armstrong. Ambos superaron una dura prueba, el tejano un cáncer y el español un problema cerebral.

"Para mi Lance ha sido un ejemplo de superación. Cuando estaba en el hospital convaleciente por el problema cerebral leí su libro y fue una motivación. Haberlo tenido en el coche hoy ha sido un honor. Pero las comparaciones se quedan ahí. Él ha ganado siete Tour y yo voy camino del primero", dijo.

Para mi Lance ha sido un ejemplo de superación. Haberlo tenido en el coche hoy ha sido un honor

"Hace dos años estaba en el hospital temiendo que no pudiera hacer una vida normal. Por suerte el problema se solucionó, aunque han quedado consecuencias", dijo el madrileño levantando su gorra para mostrar la cicatriz que tiene en la cabeza.

"Si alguien me hubiera dicho hace dos años que ahora estaría aquí dando una rueda de prensa ante tantos medios hubiera sido inimaginable", afirmó.

Contador dedicó "un cachito" de su triunfo a la afición de Pinto, su ciudad natal, donde está deseando llegar para celebrarlo con sus paisanos.

Encuesta

¿Tú crees que Contador tiene capacidad para ser el nuevo Indurain?

Sí.
44,09 % (451 votos)
No.
55,91 % (572 votos)