Contador de perfil
El ciclista español Alberto Contador, en la jornada de descanso del Tour de Francia 2007. (REUTERS) REUTERS

Alberto Contador nació en Madrid hace ya 24 años. Aficionado a los animales, en especial a los canarios y jilgueros, comenzó a destacar en esto del ciclismo a los 14 años, influenciado por su hermano mayor, y con las cualidades de un escalador puro, como antaño. Su primer equipo ciclista, el Uni de Pinto, le vio crecer como corredor y le formó para todo lo que se le venía encima.

La cara más drámatica de la vida de este corredor aparece en 2004, cuando protagonizó una de las escenas más dramáticas de los últimos años al sufrir una caída en la Vuelta Asturias, seguido de un ataque con convulsiones tras tragarse la lengua. A consecuencia de la misma, tuvo que pasar por el quirófano, durante cinco horas, para superar un cavernoma cerebral que le dejó gravemente afectado.

Este acontecimiento cambió su vida por completo, dedicandose en cuerpo y alma a superar el problema en su cabeza, ya que sufrió una recaída por la que tuvo que volver a ser intervenido, hasta que lograron subsanar la afección.

Después de cinco meses de inactividad absoluta, comenzó su rehabilitación y su puesta a punto, hasta que consiguió su primera victoria tres meses más tarde (enero 2005) en el Tour Down Under. Pese a la sustancial mejoría, en la Vuelta Burgos de ese mismo año, volvió a sufrir un nuevo susto, relacionado con el temprano abandono de la medicación por el que sufrió un desvanecimiento.

A pesar de su difícil situación, los grandes ciclistas ya reconocían, en este joven corredor, el talento y las cualidades necesarias para verle triunfar en las rondas importantes.

En su haber, encontramos un campeonato de España sub 23, en la categoría de contrarreloj.

En 2005 disputó su primer Tour de Francia, con 22 años, terminando en 31ª posición. La edición del 2006 fue quizá la más amarga de su carrera, al no poder participar por haber sido incluido entre los nombres relacionados con la trama del dopaje en la 'Operación Puerto'.

Este año, en su segunda participación, el madrileño ha logrado mucho más que un centenar de corredores en toda su carrera. Pese a alcanzar el maillot amarillo por las irregularidades del dopaje en la presente edición del Tour, con el abandono de Rasmussen, Alberto Contador ha demostrado ser el corredor mejor preparado de todo el pelotón, volviendo a ilusionar a una afición diezmada y castigada por los últimos escándalos de dopaje.