Alberto Contador en La Granja de San Ildefonso
Alberto Contador, durante su participación en la primera etapa de la Vuelta Ciclista a Castilla y León de 2008 (RUBÉN GARCÍA / EFE) RUBÉN GARCÍA / EFE
Un poco más de once minutos y medio tardó el madrileño Alberto Contador en recorrer los 9,7 kilómetros de contrarreloj que estrenaron la edición 2008 de la creciente Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputaron entre las localidades segovianas de Valsaín y La Granja de San Ildefonso.

Sobre un recorrido engañoso, muy revirado y salpicado de rampas, Contador le dio una nueva alegría al equipo Astaná en su temporada alternativa al margen de las pruebas que organiza el Tour de Francia. La formación llega a la cita con un equipo potente: cinco de sus ciclistas (Contador, Leipheimer, Klöden, Horner y Navarro) acabaron entre los quince primeros.

El de Pinto, vigente ganador de la prueba, dio una exhibición de fuerza y acople sobre su bicicleta. Pero hasta que saltó para defender su dorsal 1, el protagonismo fue para el estadounidense Christopher Horner, también de Astaná, quien marcó desde el principio de la carrera el crono a batir, con un tiempo de 12 minutos 11 segundos; no obstante, su compatriota, Jason McCartney, de CSC Team, superó su registro hacia la mitad de la prueba, con un tiempo de 11 minutos y 54 segundos.

Después, fue el prometedor holandés Thomas Dekker, del Rabobank, quien relegó a los estadounidenses al resto de puestos del podio provisional, aunque aún faltaban por salir los favoritos en el día de hoy: Rubén Plaza (Benfica), Levi Lepheimer o el propio Contador.

El primero de ellos defraudó, al establecer un registro de 12 minutos y 15 segundos., pero el estadounidense Lepheimer, compañero de equipo de Contador, hizo valer su tercer puesto en el pasado Tour de Francia, para volar sobre el asfalto segoviano y cruzar la línea de meta con un tiempo sorprendente, 11 minutos y 45 segundos, nueve segundos mejor que el del líder hasta el momento, Thomas Dekker.

Pero aún faltaba saber si su compañero de equipo Alberto Contador, el último en salir, era capaz de darle caza, mientras que Samuel Sánchez (Euskaltel-Euskadi), se acercó a los puestos de cabeza con un tiempo de 12minutos y 8 segundos. Contador sí fue capaz.

Contador, enrabietado al entrar en meta, volvió a señalar su patrocinador en el podio. "Quiero aprovechar todas las oportunidades posibles para reivindicar a mi equipo", dijo el ganador del Tour 2007. "Que este triunfo sirva, por lo menos, para demostrar que nuestro conjunto es de los tres más fuertes del mundo".

La segunda etapa de la Vuelta a Castilla y León se disputa entre Segovia y Ávila sobre 141,7 kilómetros y Contador parte con el jersey morado de líder.