Consejos para correr el Sahara Marathon y no sufrir (demasiado) en el intento

  • El Sahara Marathon se disputa este martes en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia).
  • Los corredores tendrán que afrontar zonas de duna, arena y piedra, con temperaturas que alcanzarán los 30ºC.
  • Insolaciones, quemaduras y deshidratación son los tres principales riesgos.
Preparando el Sahara Marathon.
Preparando el Sahara Marathon.
NOELIA MORÁN

De la bici a la montaña y de la montaña al desierto. El exciclista Enrique Cobos, que vistió el maillot del equipo Seur en los 90, y que, posteriormente, se ha centrado en correr maratones y raids de montaña y aventura, explica para 20minutos las claves para disputar el Sahara Marathon, que se celebra en los campamentos de refugiados saharauis, cerca de Tinduf (Argelia), este martes, y no sufrir (demasiado) en el intento.

"Son diferentes, está claro, pero el desierto se parece a la montaña en que, básicamente, te encuentras las mismas dificultades: piedras y arena. Pasaremos zonas de duna y de hamada negra (llanura de piedras y arena). En el terreno duro, los atletas más puros tendrán ventaja porque están acostumbrados a mantener un ritmo de carrera más alto. En cambio, cuando lleguemos a las piedras, a la arena y a las bajadas, los corredores de montaña podremos disminuir la diferencia porque aquí hay que combinar fuerza y equilibrio y nosotros estamos más acostumbrados", comenta este madrileño de 44 años.

Del frío de Europa al calor de África

Uno de los principales inconvenientes con el que se encontrarán los atletas occidentales es el cambio de clima.

"Venimos del frío de Europa y llegamos al calor de África. En carrera llegaremos a los 30ºC. Los grandes riesgos son la insolación; las posibles quemaduras que puedes sufrir si no te proteges bien, porque estamos muy blanquitos; y la deshidratación, si no bebes mucho agua durante toda la prueba. Nunca hay que dejar de comer y de beber en carrera, aunque no te apetezca. Es el modo de evitar los calambres y una buena pájara. Y también beber un par de días antes para tener el cuerpo preparado".

Cobos no llevará las polainas protectoras que se ven en muchas carreras por el desierto para evitar que entre arena en las zapatillas: "Seguro que son útiles, pero, si te das cuenta, los que van en cabeza nunca las llevan. A mí no me importa correr con algo de arena dentro del calzado. Si es una piedrecita pequeña, te puedes parar a quitártela porque son más molestas y te puede hacer mucho daño, pero si te estás jugando la carrera, te aseguro que no se para por nada".

El riesgo de una tormenta de arena

"Sí que llevaré unas medias comprensivas para evitar los calambres. Además, recomiendo llevar un pañuelo o una gorra para proteger la cabeza y gafas de sol, que te vienen bien tanto para protegerte de los rayos como para cuidar los ojos si nos encontramos con alguna tormenta de arena. Es obligatorio también echarse crema solar, pero específica para corredores, no las comerciales, que, cuando empiezas a sudar, se deshacen y se te meten en los ojos. Para las personas que son muy blancas de piel, les aconsejaría que se protegieran las zonas sensibles, por ejemplo, que corran con manga larga para los brazos", apunta el atleta.

Para Enrique Cobos el Sahara Marathon es una maravillosa forma de unir "solidaridad y deporte". "Durante esta semana vivimos y convivimos con las familias saharauis, que están expulsadas de su territorio, el Sáhara Occidental. Además del aspecto deportivo, es conmovedor sentir cómo te tratan. Con lo que están pasando, te acogen como parte de su familia, te abren su corazón y te lo dan todo lo que tienen, aunque sea casi nada", destaca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento