Manel Comas, técnico del Cajasol, advertió que al que "levante el pié del acelerador está claro" que se lo pisa, en alusión que el equipo debe de mantener el ritmo que provocó el triunfo (67-69) en la pasada jornada en Gerona.

"No puede ser que jugadores que han peleado por títulos ahora no sean capaces de luchar contra una situación adversa. Un equipo grande es el que se levanta cuando tropieza y habían entrado en una dinámica de no entender lo que está pasando", ha dicho el nuevo técnico del conjunto sevillano.

"Es bueno haberles dado una alegría (aficionados) como la victoria en Girona, pero no quiero ni oler un atisbo de euforia, porque en la ACB sacas pecho y te hunden el esternón" ha subrayado Comas quien ha agregado que "hay que devolverles lo máximo posible de acuerdo a lo que nos dan y eso es muchísimo más que un triunfo a domicilio", dijo.

El técnico entiende que "no se puede mirar atrás porque el triunfo del domingo ya es historia" y ha hecho un llamamiento a la afición: "El partido ante Manresa es crucial y necesitamos que vengan con el traje de sufridores porque esto acaba de empezar".