Marc Coma
Marc Coma en el Dakar. (EFE) EFE

El pasado 18 de enero conquistó en Buenos Aires su segundo Dakar a los mandos de una KTM y aunque ahora sólo piensa en irse de vacaciones a esquiar, sabe que su palmarés en el raid más duro del mundo seguirá creciendo en los próximos años.

¿Echó de menos África durante este primer Dakar americano?
Suramérica ha cumplido las expectativas del Dakar más exigente. El recorrido ha sido durísimo con arena, barro y ríos caudalosos. Ha sido un éxito, pero esta carrera nació en África y me gustaría volver pronto. Significaría que la amenaza terrorista ha desaparecido.

La organización baraja exportar el raid a otros territorios como Asia u Oriente Medio ¿qué le parece la idea?
El Dakar es casi una filosofía de vida y hay muchos lugares donde se podría organizar una buena carrera mientras sea imposible regresar a África.

Lideró el Dakar 2009 desde el principio ¿llegó a temer por la victoria en algún momento?
Hice una raid muy bueno y no tuve ningún susto importante, pero sabía, por propia experiencia, que hasta el final no se podía cantar victoria. En 2007 lo perdí a falta de dos jornadas cuando tenía una hora de ventaja en la general.

Ha sido un éxito, pero esta carrera nació en África y me gustaría volver pronto

En esta edición falleció un piloto y hubo graves accidentes ¿el raid es demasiado peligroso o los participantes llegan poco preparados?
Es difícil saber si un piloto está o no capacitado. En España hay que presentar muchas pruebas médicas para tener la licencia de la Federación. Yo mismo tuve que entregar un montón de papeles. Pero además del físico hay que saber pilotar mucho. Hay pilotos muy fuertes físicamente, pero que tienen poco nivel técnico.

Algunos pilotos se han quejado de la falta de solidaridad de otros compañeros ¿se está perdiendo el buen rollo?
La esencia del Dakar es la solidaridad entre pilotos y no creo que esté en peligro. Si tienes un problema o sufres una caída, siempre tendrás a alguien para echarte una mano o dejarte el material que necesites. Si ocurre lo contrario, es un caso excepcional y no debería pasar.

Ocho horas seguidas sobre la moto, la soledad del desierto... ¿tiene tiempo para meditar en el Dakar?
La verdad es que cuesta mantener la concentración tanto tiempo seguido y a veces la cabeza se te va en otras cosas, pero es un error y hay que evitarlo. La moto exige mucha concentración porque el mínimo error te puede provocar una caída.

La moto exige mucha concentración porque el mínimo error te puede provocar una caída

¿Cuándo le veremos al volante de un coche en el Dakar?
Me gusta la idea, pero no a corto plazo. Antes quiero ganarlo más veces con la moto porque no hay dos sin tres. Quizás dentro de un par o tres años.

Carlos Sainz tuvo que abandonar cuando tenía la victoria en su mano ¿es el madrileño un poco gafe?
Hay mucho cachondeo con ese tema porque en este país somos así, pero yo no lo creo. El Dakar es difícil y te la puede jugar en cualquier momento. Le podría pasar a cualquiera. Carlos es un grandísimo piloto al que admiro mucho.

Primero el Dakar, luego las celebraciones, la prensa, actos oficiales... ¿necesita unas vacaciones?
¡Seguro! Espero descansar un par de semanas en la montaña sin hacer nada, aunque igual me llevo los esquís, por si acaso.

BIO: Nació en Aviá (Barcelona) y tiene 32 años. Piloto del equipo KTM Repsol. Ganador del Dakar en dos ediciones (2006 y 2008). Campeón del mundo de raids en 2005 y 2006. También ha ganado el Rally de los Faraones y de las Pampas.