Lo que en un principio iba a ser una fiesta casi finaliza en tragedia.

El partido que disputaban en Colombia el América y el Cali finalizó con 45 heridos tras una batalla campal dentro y fuera del campo.

Todo comenzó en el transcurso del partido. Varios enaltecidos estaban a punto de romper las puertas que dan acceso al estadio cuando el colegiado del partido decidió suspender el encuentro. Los jugadores de uno y otro equipo rodearon al árbitro sin saber las razones de su decisión. Los técnicos de ambos conjuntos se enzarzaron en una pelea y posteriormente la tensión pasó a los hinchas.

En los aledaños del estadio siguió la batalla campal. Al final, 45 heridos, 10 de ellos graves. Los jugadores lamentaron el desenlace del partido.