Notre-Dame
La catedral de Notre-Dame, tras su incendio. EFE

El incendio de Notre-Dame y su reconstrucción ha sumido a todos los estamentos de la sociedad en una ola de solidaridad sin precedentes modernos hacia un monumento. La simbología que tiene la catedral gótica más reconocible del mundo ha hecho que las donaciones se hayan disparado, hasta el punto de rozar ya los 850 millones de euros.

Una de las últimas aportaciones anunciadas llega desde el Comité Olímpico Internacional. Thomas Bach, presidente del ente más importante del deporte mundial, ha mostrado la solidaridad del movimiento olímpico con una ciudad que va a albergar los Juegos de 2024, fecha para la cual está prevista la restauración. En una carta, Bach se dirige al expiragüista Tony Estanguet, oro en Sidney 2000, Atenas 2004 y Londres 2012 en la categoría C1 y actual presidente del Comité Organizador de París 2024.

"El objetivo de acabar esta reconstrucción a tiempo para París 2024 será una motivación extra para todos nosotros. Esto va a enviar un fuerte mensaje sobre cómo el movimiento olímpico es sinónimo de unión de las personas y pone el deporte al servicio de la humanidad. Por eso, el COI quiere formar parte de los esfuerzos de reconstrucción y restauración. Así puesto, el COI hará una donación de 500.000 euros", ha anunciado Bach.

Más allá del mensaje que pueda enviar la ayuda del COI a París, el objetivo de que la restauración llegue a tiempo para los Juegos tiene un motivo mucho más práctico. Se estima que la capital francesa verá multiplicados sus 13 millones de visitantes con motivo de la celebración de la cita deportiva, por lo que tener lista la 'nueva' Notre Dame será clave en términos económicos.

"Echando esta mano, espero que Notre-Dame vuelva a ser capaz de inspirarnos a todos cuando el mundo se una para los Juegos Olímpicos de París 2024", finaliza Bach. El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, también se ha hecho eco de esta iniciativa en su cuenta oficial de twitter.