El accidente que provocó la muerte de José Antonio Reyes y su primo, Jonathan Reyes, se produjo muy posiblemente por la pérdida de control del vehículo a causa del reventón de una rueda, según se desprende de las primeras pruebas realizadas en el lugar del siniestro. Fuentes de la Guardia Civil citadas por el diario ‘Mundo Deportivo’ apuntan que el vehículo del futbolista circulaba a una velocidad estimada de 237 kms/hora.

Reventón de la rueda

El coche de Reyes se salió de la autovía a causa del reventón y la velocidad, colisionó contra unos bloques de obra, volcó y se incendió ya a unos 200 metros del lugar por el que salió de la autovía. El jugador andaluz llevaba varios meses sin utilizar este vehículo y los investigadores sospechan que las ruedas no tenían la presión adecuada.

Autovía A-376 en sentido Utrera

El accidente se produjo a las 11.40 horas del sábado, en el kilómetro 18 de la autovía A-376 en sentido Utrera, localidad natal del jugador, a la que regresaba tras el entrenamiento de su equipo, el Extremadura.

Juan Manuel Calderón

Además de los dos fallecidos, en el vehículo viajaba también otro primo de Reyes, Juan Manuel Calderón, que resultó herido grave y permanece estable dentro de la gravedad tras ser intervenido en la noche del sábado a consecuencia de las heridas sufridas en el 65 por ciento de su cuerpo.

La capilla ardiente del futbolista se instaló en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán y posteriormente, por la noche, en el Ayuntamiento de Utrera.