Fernando Alonso
Fernando Alonso, al volante del Toyota TS050 durante los test de las 24 horas de Le Mans. TOYOTA GAZOO RACING

El Toyota TS050 Hybrid del equipo de Fernando Alonso fue el más rápido en la primera sesión de entrenamientos clasificatorios de las 24 horas de Le Mans, segunda prueba puntuable para el mundial de resistencia, que se celebró hasta la media noche de este miércoles en el Circuito de la Sarthe.

En la primera sesión de dos horas nocturnas, el Toyota número 8 (#8) llegó a la media noche con un mejor registro de 3:17.270, obtenido por el japonés Kazuki Nakajima cuando completó la segunda de las 31 vueltas que ha dado este prototipo, de la categoría LMP1.

Alonso se subió al coche a falta de 1 hora y seis minutos para llegar a las doce de la noche y dio 11 vueltas, antes de que nuevamente su compañero japonés volviese a tomar el volante.

El otro Toyota (#7) fue el segundo más rápido tras dar 33 vueltas de esta primera de tres sesiones de clasificación, confirmando el claro dominio que pueden ejercer los dos prototipos híbridos japoneses, si logran ser fiables durante la carrera.

En las cuatro horas de entrenamientos libres de la tarde, Kamui Kobayashi con el coche #7 había sido el más rápido (3.18.718), dejando al otro Toyota a 0.557.

Así, después de una sesión de entrenamientos libres durante cuatro horas por la tarde, en la noche los Toyota volvieron a ser los coches más rápidos en la nueva puesta de largo de los prototipos sobre el trazado de la Sarthe.

El equipo ruso del SMP Racing —Stéphane Sarrazin (FRA), Egor Orudzhev (RUS) y Matevos Isaakyan (RUS)—, con el coche #17 fue el tercero, a 2.213 del mejor Toyota.

Algo parecido sucedió con los dos coches del equipo Rebellion Racing, a 2.392 el número 1 y a 2.875 el número 3. Parecía que las diferencias entre estos dos coches suizos iba a ser menor, pero los tiempos confirmaron todo lo contrario.

Como es habitual en Le Mans, la jornada del jueves queda reservada para las dos últimas sesiones de clasificación, tras las cuales se conformará la parrilla de salida para el inicio de la carrera, que como es tradicional es lanzada tras una vuelta de reconocimiento el sábado a las 15:00 horas.

Después de las dos últimas sesiones de clasificación, el viernes los coches descansan y cobrará todo el interés el carácter festivo de la carrera con el desfile de los pilotos por las calles de Le Mans.