Estadio Helmántico
Vista general del estadio Helmántico de Salamanca. AGENCIAS

Hagan sus ofertas. Los bienes de la Unión Deportiva Salamanca salen a subasta este jueves. El estadio Helmántico está valorado en 14,7 millones de euros y los jugadores con contrato en vigor, en 200.000 €. Este acto será el funeral de otro club de fútbol más y en la lápida se podrá leer 1923-2013. 90 años de historia.

El estadio de la Unión vale 14,7 millones y los jugadores, 200.000 €

Los problemas económicos han sido, como en casi todos los casos, la guillotina de los salmantinos, en concurso de acreedores desde 2011 y con una deuda superior a 23 millones, de la que es difícil deshacerse jugando en Segunda B. Se esperaba un último intento de reanimación con la compra del club por parte de algún empresario local y su posterior refundación. Pero el transplante no llegó.

A otros, sí. El caso más conocido y de mayor éxito tras la caída a los infiernos es el del Club Deportivo Málaga, fundado en 1941 y que desapareció en 1992 acuciado por las deudas. Tras la quiebra del C.D. Málaga, su equipo filial, el Club Atlético Malagueño -cuya denominación pasó a ser Málaga Club de Fútbol- se convirtió en el nuevo representante malaguista, que esta pasada temporada ha alcanzado los cuartos de final en la Champions League.

Cuesta volver a la élite

Otros equipos de renombre como el Compostela también han renacido de sus cenizas, aunque le está costando más volver a la élite. Los gallegos, ahora con el nombre de Sociedad Deportiva Compostela, juegan este fin de semana el partido de ida de la tercera eliminatoria para subir a Segunda B contra el Cieza.

El Logroñés merece una atención especial, ya que el equipo histórico de la ciudad, el Club Deportivo Logroñés, fundado en 1940, desapareció en 2009 después de varias incomparecencias en Tercera División. En su estadio de toda la vida, Las Gaunas, juega ahora, la Unión Deportiva Logroñés, que se fundó con en 1967 con el nombre de CD Varea y que cambió su nombre a UD Logroñés el mismo año que desapareció la CD Logroñés.

En situación parecida de desaparición y cambio de nombres han caído también otros clubes como el Mérida o el Lleida.