David Stern
David Stern, comisionado de la NBA. ARCHIVO

La NBA ha entrado en cierre patronal. Lo que es conocido en Estados Unidos con el nombre de 'lockout' significa que quedan paralizadas todas las actividades hasta que se alcance un acuerdo entre la Liga y los jugadores y así llevar a cabo el nuevo convenio.

El origen, una vez más, está en la crisis económica. Las diferencias entre ambas partes radican en los ingresos a repartir. De momento, la brecha es insalvable y se esperan nuevas negociaciones que arrojen luz sobre la mejor liga del mundo.

Claves para entender el 'lockout' en la NBA

- Situación general: los jugadores pierden el contacto total sus equipos, perdiendo incluso el derecho a utilizar las instalaciones deportivas. Desde este momento, los cracks de la NBA ni cobran ni tienen seguro médico. Además, no se pueden firmar nuevos contratos.

- Situación deportiva de los jugadores: aunque no se espera que las estrellas emigren a Europa -incluso se habla de China-, estas podrían llegar agobiados por el tiempo que van a estar inactivos, de no llegarse pronto a un acuerdo. No obstante, los jugadores que tengan contrato en vigor se arriesgan a perderlo en caso de lesión.

- Desacuerdo: las diferencias entre los jugadores y la Liga radican en el dinero a repartir. Con el actual convenio, los jugadores recibían un 57 % de los ingresos relacionados con el baloncesto. Se negocia un nuevo convenio, porque las franquicias aseguran que este año tuvieron pérdidas de aproximadamente 300 millones de dólares. Por eso, quieren que los jugadores renuncien a 2.000 millones en 10 años. La postura de los jugadores nada tiene que ver y ofrecen 500 millones en 5.

- Negociación: aunque no se han dado fechas para la siguiente reunión, se prevé que podría ser en 15 días.

- Precedente: en 1998 hubo un parón similar. Las partes no se volvieron a reunir hasta agosto: el encuentro duró sólo 90 minutos y sin ningún avance. El acuerdo final fue en el mes de enero y la temporada solo tuvo 50 partidos.

- Próxima temporada: este cierre afecta a la temporada que habría de comenzar el 12 de noviembre. Todo depende de las negociaciones. De no alcanzarse un acuerdo en el verano, la Liga no arrancaría en esa fecha prevista. Y lo haría siempre 2 o 3 semanas después de alcanzarse un acuerdo jugadores-Liga. Pero si el 'lockout' llega a febrero, la temporada entera podría suspenderse.