El abanderado español, Enhamed
El abanderado español en la clausura, Enhamed. (EFE) EFE

Pekín, la capital de China, país en el que viven 83 millones de discapacitados, cerró ayer con una fastuosa ceremonia de clausura los XIII Juegos Paralímpicos, con España como potencia planetaria, al acabar con 58 metales (15 oros, 21 platas y 22 bronces) en décima posición del medallero general.

El abanderado español en el cierre fue el nadador canario ciego Enhamed Enhamed, el Michael Phelps español, que se colgó cuatro oros en el Cubo de Agua: 100 mariposa y 50, 100 y 400 libres.

Teresa Perales ha sido la deportista española que más medallas ha ganado: 5
El objetivo de la delegación española no se cumplió del todo, ya que acudían a China con la intención de acercarse a las
71 medallas de Atenas 2004 (20 oros, 27 platas y 24 bronces), que les situó en el séptimo lugar final.

La explicación está en los números -en la ciudad helena hubo 150 pruebas más- y en la aplastante superioridad de los chinos. El emergente gigante asiático -económica, social y deportivamente- ha doblado en el medallero al segundo clasificado, Gran Bretaña. 211 medallas (89 oros, 70 platas y 52 bronces) por 102 (42, 29 y 31). En los Juegos Paralímpicos han participado 4.000 deportistas de 147 países.

Las estrellas españolas

En la última jornada, disputada antes de la clausura, España no logró ninguna medalla. Cuartos fueron el maratoniano Santi Sanz y el equipo de fútbol sala para ciegos.

En el Cubo de Agua se han firmado 31 de las 58 medallas españolas. Aparte de Enhamed, las otras grandes estrellas también han nadado. Teresa Perales y Xavi Torres ya son, junto a la atleta ciega Puri Santamarta, los deportistas paralímpicos españoles con más medallas, 16. Próxima cita: Londres 2012.

Triple corona para Óscar Pistorius

Debido a su intento de tomar parte en los Juegos Olímpicos antes de participar en los Paralímpicos, el atleta sudafricano Óscar Pistorius se ha convertido en el icono mediático de Pekín. Venía dispuesto a lograr tres oros en 100, 200 y 400 libres y lo ha conseguido, con récord del mundo paralímpico en la vuelta al estadio (47.18). En esta prueba probó suerte para estar en los Olímpicos, pero no logró la mínima (45.50). Aun así, Pistorius no se rinde: «Estoy esperando para intentarlo en Londres 2012».