Desde 1902 a 2007, la historia del clásico

  • El 13 de mayo de 1902 se jugó el primer clásico en Madrid.
  • Hasta los directivos han tenido sus más y sus menos.
  • La pancarta "Catalonia is not Spain" provocó un debate nacional.
  • ESPECIAL BARCELONA - REAL MADRID, el mejor especial, con la mejor información y más divertida.
El jugador del Real Madrid Fernando Hierro y el del Barça Christo Stoichkov discuten durante un clásico. (ARCHIVO)
El jugador del Real Madrid Fernando Hierro y el del Barça Christo Stoichkov discuten durante un clásico. (ARCHIVO)
ARCHIVO

El 13 de mayo de 1902 se jugó el primer Real Madrid - Barcelona de la historia, en una semifinal de Copa que ganaron los azulgranas por 1-3.

Desde entonces estos encuentros, ya sea en Barcelona o en Madrid, se viven con especial interés, especialmente desde la consolidación de ambos clubes como los dos grandes de España tras la Guerra Civil.

En el campeonato nacional se han enfrentado un total de 153 ocasiones, con estadísticas favorables al conjunto de la capital de España, que se ha impuesto a su eterno rival en 66 encuentros, por los 58 que han ganado los catalanes. El empate ha sido protagonista 29 veces.

Primera polémica

En 1912 se produjo la primera polémica entre ambos conjuntos. Los jugadores del Barcelona se retiraron del campo a falta de doce minutos para la conclusión de la semifinal de Copa, por sentirse perseguidos por el árbitro.

En 1960 el dominio aplastante del Real Madrid en Europa lo cortó el Barcelona y dos colegiados británicos que pasaron a la fama. Mr.Ellis, en la ida de los octavos de final, pitó en el Bernabéu un penalti tras fuera de juego señalado por el juez de línea, ignorado por el principal, que acabó en gol de Suárez. En la vuelta, Mr.Leafe anuló dos goles que el Real Madrid reclamó como legales a Di Stefano y Gento.

Penalti injusto

El colofón de las polémicas arbitrales lo puso el penalti pitado por Emilio Guruceta en 1970, de Rifé a Velázquez fuera del área, durante una eliminatoria de cuartos de final de Copa en el Camp Nou. Esta decisión del colegiado que se encontraba alejado de la jugada y la posterior expulsión por sus protestas de Eladio, desató unos incidentes de tales dimensiones que se suspendió el partido antes de finalizar y el público acabó invadiendo el césped del Camp Nou.

La final de las botellas

Dos años antes, en 1968, una final de Copa celebrada en Madrid pasó a la posteridad como "la final de las botellas" por la cantidad de envases de vidrio y objetos que lanzó el público apesadumbrado por el triunfo (0-1) conseguido por el Barcelona y enfadado por un penalti no señalado. Desde entonces, se prohibió la venta de bebidas en envase de cristal en los campos de fútbol españoles.

La historia moderna de los clásicos está repleta de anécdotas. A finales de 1990, el búlgaro Stoichkov pisaba al colegiado Urizar Azpitarte en plena final de la Supercopa. Acababa con victoria madridista en el Camp Nou (0-1) y un gesto del mexicano Hugo Sánchez hacia la grada tocándose los genitales.

Pólemica en el palco

La polémica no llega sólo sobre el terreno de juego. Parten de él, pero las discusiones y los cruces de declaraciones llegan hasta el palco. En 1997, el brasileño Giovanni culminaba el último triunfo liguero del Barcelona en Madrid con un gol en los últimos minutos que celebraba dedicando varios cortes de manga a los 105.000 aficionados que abarrotaban el Bernabéu.

Un gesto que simulaba el realizado por Bernd Schuster, de azulgrana, en 1983 al que posteriormente sería su público. Giro histórico que también vivió Figo con su mítico: "vikingos, llorones, saludad a los campeones" en una celebración de un título barcelonista.

Ese mismo año las directivas rompían relaciones tras una acalorada discusión entre Lorenzo Sanz y el directivo culé Guillem Chicote. El por entonces presidente blanco pidió que encerrasen a su homólogo del Barcelona, Josep Luis Núñez, al que acusó de "chillar y protestar las decisiones arbitrales dando vergüenza ajena", tras ver como a uno de sus directivos le vertían encima el contenido de una copa de champán.

Silenció el Camp Nou

En 1997 Roberto Carlos fue alcanzado por un mechero lanzado desde la grada que le hizo una brecha en la cabeza. Dos años después Raúl González marcaba en el Camp Nou y hacía callar llevándose el índice a los labios, en un gesto para la posteridad.

Pero la crispación máxima llegó en las visitas de 2001 y 2002 de Luis Figo al Camp Nou. Es un duelo que añadió un capítulo más a la historia del transfuguismo de jugadores entre ambos clubes.

Los 'chaqueteros'

Desde Josep Samitier a Figo, pasando por Schuster, Lucien Muller, Laudrup, Gica Hagi, Luis Enrique o Ronaldo, sin olvidar el enfrentamiento de los años 50 con Alfredo di Stéfano como protagonista.

Figo guarda entre sus peores recuerdos el primer recibimiento de la que fuera su afición. Los lanzamientos masivos de objetos obligaron a la suspensión momentánea del encuentro. Hecho que se repitió en noviembre de 2002 cuando llegó a caer hasta una cabeza de cochinillo, símbolo del odio personificado a un jugador del eterno rival.

La polémica acabó protagonizando también el enfrentamiento liguero en el Bernabéu en 2001. Un aficionado madridista perdió los papeles y golpeó al guardameta Reina que luchaba fuera del campo con Raúl para retrasar un córner. El partido acabó en empate y con un gol anulado a Rivaldo, que llenó de indignación al barcelonismo.

Las últimas referencias llegaron con el lanzamiento de huevos que recibió David Beckham a su llegada a la Ciudad Condal la pasada campaña y una gigantesca pancarta que rezaba "Catalonia is not Spain", que desató un debate nacional. El último capítulo de un clásico con líos. El enfrentamiento que paraliza durante 90 minutos un país.

  • ESPECIAL BARCELONA - REAL MADRID, el mejor especial, con la mejor información y más divertida.
  • Mostrar comentarios

    Códigos Descuento