El propietario del Ciudad de Murcia, Quique Pina, lleva tiempo deshojando una margarita que ayer se quedó sin pétalos. Pina se reunió con la plantilla en Las Torres de Cotillas y confirmó a sus jugadores que el club se marchará de Murcia, ya que aceptará una de las ofertas que tiene para vender la entidad.

Pina, que fundó el club en 1999 y lo ha llevado hasta Segunda desde Territorial Preferente, presentó hace unas semanas al Ayuntamiento un proyecto para la remodelación de La Condomina y construir una ciudad deportiva en El Palmar a cambio de la firma de un convenio urbanístico que suponía el derribo de unas 400 viviendas en el barrio de Santa María de Gracia y la edificación de otras 1.500, plan que el alcalde, Miguel Ángel Cámara, calificó de «disparate».

El máximo responsable del Ciudad acudió al entrenamiento para «tranquilizar a los jugadores» porque «necesitaban una explicación después de tantos comentarios». «Sus contratos están garantizados, aunque el equipo tenga otro nombre y otra sede», prosiguió Quique Pina, que dejó una puerta abierta «hasta el viernes (por mañana) para ver si algún empresario de Murcia se interesa por hacerse con el club», como era su deseo.

Pujan dos empresarios

Granada es la ciudad que parece estar mejor posicionada para acoger al Ciudad, con dos empresarios pujando fuerte. Según Granada Hoy, el propietario del Granada 74, Carlos Marsá, ha ofrecido 18 millones de euros, mientras que Julián Romero, presidente del CB Granada, estaría dispuesto a gastarse 20. Por su parte, Pina afirmó que tiene una oferta de 27 millones por el club, que incluiría la asunción de la deuda del Ciudad, cifrada en unos 7 millones de euros.

Y podría comprar el Cádiz

Quique Pina también anunció que con el dinero que obtenga por la venta del Ciudad de Murcia intentará comprar otro club, y todo apunta a que será el Cádiz Club de Fútbol, cuyo presidente, Antonio Muñoz, ha valorado su paquete mayoritario de acciones en unos 10 millones de euros. «Es un plaza bonita y estimable, pues cuenta con un gran estadio y una gran ciudad deportiva, que es lo que se niega aquí al Ciudad, y hay una extraordinaria afición detrás del equipo», dijo ayer el todavía dueño del Ciudad de Murcia.