Estadio de El Molinón
Estadio de El Molinón, campo del Sporting de Gijón. AVSPA

El Comité de Competición sancionó este jueves al Sporting de Gijón con el cierre parcial del sector de la grada de El Molinón desde el que se vertieron insultos y cánticos de tinte racista contra el jugador del Athlétic de Bilbao Iñaki Williams en el primer partido de la temporada, sanción ante la que el club ha mostrado ya su "más absoluta disconformidad".

La sanción fue recibida en la sede del club gijonés, cuyo consejo de administración elaboró una nota en la que asegura que "la sanción no es ajustada a derecho, es injusta y desproporcionada, como se pondrá de manifiesto en el recurso que se interpondrá ante el Comité de Apelación de la propia Federación Española de Fútbol".

El abogado y asesor del club asturiano Ramón de Santiago aseguró que "El Molinón no se cerrará", porque al club le "asiste la razón", ante la decisión del Comité de Competición y aseguró que "el consejo de administración va a agotar no solo  todas las vías administrativas sino también las contencioso-administrativas".

"Presentaremos un recurso ante el Comité de Apelación y, si este no lo estima, el siguiente paso será ante el Tribunal Administrativo del Deporte y, si aun así siguen sin estimarlo, el club presentará un contencioso-administrativo por la sencilla razón de que nos asiste la razón" aseguró el abogado del Sporting.

Para Ramón de Santiago, "aún en el caso de que los hechos señalados por el árbitro de este partido fueran ciertos al Sporting tampoco le podrían sancionar ya que ha adoptado todas las medidas recogidas en la legislación para que no se produjeran". "A los aficionados hay que decirles que estén tranquilos  porque el club va a luchar por todas las vías para evitar el cierre de El Molinón", finalizó Ramón de Santiago.

Previamente, el consejo de administración hizo pública una nota de rechazo a la resolución del Comité de Competición que considera que "no es ajustada a derecho, es injusta y desproporcionada".