Almudena Cid acaba octava y la rusa Kanaeva se proclama campeona olímpica

  • Es la única gimnasta que ha disputado cuatro finales seguidas.
  • Finalizó en la misma posición que obtuvo en los Juegos de Atenas.
  • Se retira después de los Juegos Olímpicos de Pekín.
La española Almudena Cid, durante su ejercicio con el aro en la final individual de gimnasia rítmica de Pekín 2008 (EFE)
La española Almudena Cid, durante su ejercicio con el aro en la final individual de gimnasia rítmica de Pekín 2008 (EFE)
EFE
La española Almudena Cid terminó en el octavo puesto en la final individual de gimnasia rítmica de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, que coronaron a la rusa Evgeniya Kanaeva como nueva reina de la especialidad. La bielorrusa Inna Zhukova se adjudicó la medalla de plata y la ucraniana Anna Bessonova, campeona del mundo, fue bronce.

La vitoriana, de veintiocho años, la única en la historia que ha disputado cuatro finales olímpicas, fue octava en su despedida competitiva, el mismo resultado de Atenas 2004. Cid acabó por delante de Bulgaria e Israel. Con un total de 68.100 puntos. Era donde podía llegar la vitoriana, que sólo tuvo delante a gimnastas reputadas, respetadas por el jurado y para las que no hay fácil alcance.

"Yo quisiera seguir vinculada a la gimnasia pero no con las personas que en un momento dado han intentado frenar mi carrera deportiva. Desgraciadamente, ahora siguen en activo. Y yo prefiero hacer cosas que me den más satisfacciones que trabajar con toda mi alma para que mejore la gimnasia y no ver ningún resultado", dijo la gimnasta vitoriana.

"Los que en un momento no me apoyaron saben quienes son. Pero he querido retirarme en el lugar y el momento que yo quería", prosiguió Almudena Cid tras acabar su aventura olímpica en Pekín.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento