Julián Sanz
El cicloturista Julián Sanz, durante su particular Reto Camino (EFE). EFE

Después de tratar de pedalear el Camino de Santiago en menos de 24 horas desde Roncesvalles hasta Compostela, el ultrafondista Julián Sanz afronta desde el próximo día 30 su segunda participación en Le Tour Ultime , su gran objetivo.

Esta particular competición se desarrolla sobre 4.070 kilómetros con inicio y final en Países Bajos y un recorrido similar al del Tour, pero con once días de plazo, como máximo, para poderlo completar.

La solución, pedalear el máximo de horas posible y descansar lo mínimo. Vivir sobre la bicicleta.

Tras concluir tercero en su primera experiencia, el vizcaíno acudirá con la intención de lograr la victoria. "Me veo preparado, concentrado y sin la presión de tener que solucionar aspectos de la prueba que ya se superaron en la carrera de mi debut", explica Sanz.

Sanz tendrá que hacer frente, de nuevo, al cansancio de jornadas agotadoras y el sueño, una de sus mayores preocupaciones. "El año pasado corrí con más corazón que cabeza, pero este años intentaré llevar una mejor estrategia, regulando bien tanto el esfuerzo como las horas de sueño".

El ultrafondista no está sólo. Con él lleva un equipo de nueve personas, que ayudarán al corredor a intentar mejorar este año la marca del anterior.

Jure Robic, el ganado de 2006, hizo un tiempo final de 8 días, 16 horas y 51 minutos en completar el recorrido. Sanz tardó 11 días y 14 minutos.