Isaac Gálvez
Captura de una imagen de vídeo de Isaac Gálvez, junto a Llaneras, momentos antes del inicio de la la prueba de madison. (Efe) Efe

El ciclista belga Dimitri De Fauw, con quien colisionó Isaac Gálvez segundos antes de su caída mortal , aseguró que se siente como "una ruina" y que está muy impresionado por la muerte de su compañero.

"Emocionalmente soy una ruina. Todo el mundo habla de un accidente, pero las consecuencias son dramáticas y mi nombre sale en todas partes", dijo De Fauw al diario flamenco "De Standaard".

Me han dicho que no es mi culpa, pero uno empieza a imaginarse cosas que no son verdad. ¿Cómo tengo que superar esto?

Según la Fiscalía de Gante, Gálvez perdió el equilibrio tras colisionar con De Fauw y salió disparado a una velocidad de entre 50 y 55 kilómetros por hora hasta empotrarse con el pecho contra una barandilla situada en la zona externa de la pista. El choque le produjo la rotura de varias costillas, que le alcanzaron el corazón, mientras De Fauw salió casi ileso.

"El organizador de los Seis Días de Gante, Rob Discart, así como el director de la carrera, Patrick Sercu, y la gente de la Fiscalía me han dicho que no es mi culpa, pero uno empieza a imaginarse cosas que no son verdad. ¿Cómo tengo que superar esto?", se preguntaba De Fauw.

El ciclista belga se enteró de la muerte de Gálvez en el hospital universitario de Gante, donde ambos fueron llevados después del accidente: "En la unidad de urgencias escuché a dos médicos que estaban hablando del accidente y de la muerte de .... este chico. No sabían que yo también venía de la pista y que me caí junto a él. Mi pulso subió de un tirón", explicó De Fauw.

Estaba en cuarta o quinta posición cuando le adelantó

"No le había visto. Cuando nuestros volantes se enredaron, los dos fuimos lanzados hacia arriba de la pista. Todo pasó en menos de un segundo", relató.

Cuando nuestros volantes se enredaron, los dos fuimos lanzados hacia arriba de la pista

 

"Tenía que ser una fiesta. Iljo Keisse iba a ganar, o al menos terminar entre los tres primeros, los espectadores estaban entusiasmados y de repente todo se oscureció", añadió De Fauw.

"De Standaard" relata cómo la apoteosis de la 66 edición de los Seis Días de Flandes se convirtió de un momento a otro en "una terrible pesadilla" y que no sólo los ciclistas, sino también los organizadores y los espectadores que presenciaron la caída fatal, estaban muy conmocionados.

Conmoción y tristeza generalizada

Su compañero habitual, Joan Llaneras, no se alejó ni un momento de su lado y estuvo constantemente en contacto por el móvil con la mujer de Gálvez, hasta que el comisario de la Unión Internacional de Ciclismo, Matrin Bruijn, lo alejó de manera discreta.

En el momento en que Gálvez fue llevado por la ambulancia, sonó un aplauso respetuoso desde las tribunas de los espectadores que aún no estaban al tanto del final trágico.

Minutos después, los organizadores decidieron anular la carrera, por lo que el belga Iljo Keisse y el alemán Robert Bartko, líderes en aquel momento, fueron proclamados teóricos ganadores de la prueba. "Esta victoria no significa nada. Mi sueño se convirtió en una pesadilla. Esta edición no tiene ganadores, sólo perdedores", comentó el ganador.

El fiscal exime a la organización de responsabilidad

La Fiscalía de Gante comenzará hoy a concretar los trámites para el traslado del cuerpo, que se espera poder realizar como muy tarde mañana, martes.

Una vez analizados los hechos y istos los correspondientes vídeos, el fiscal, Jean Soenen, aseveró que los organizadores de la carrera no tienen responsabilidad alguna en el fallecimiento de Gálvez, ya que respetaron todas las consignas de seguridad.