Valverde
Alejandro Valverde durante la Flecha Valona, en una foto de archivo. (Efe).
El ex ciclista Jesús Manzano considera que nada ha cambiado en España en la lucha contra el dopaje y critica que personas incriminadas en casos sigan en ejerciendo.

"La verdad es que en España todos los incriminados siguen ejerciendo", aseguró el ex corredor del Kelme en una entrevista que publica el diario "L'Équipe".

Manzano, cuya confesión está en el origen de la "operación Puerto", una presunta trama de dopaje sanguíneo organizada por el doctor Eufemiano Fuentes, aseguró que ha dado a la policía "una montaña de pruebas", pero que "hay demasiadas presiones, demasiados intereses en juego".

En España prefiero tirar la toalla, aquí nada ha cambiado. No creo en la justicia de mi país

"Estoy dispuesto a continuar el combate si eso sirve para cambiar algo. En Italia, en Francia, en Alemania las cosas cambias. En España prefiero tirar la toalla, aquí nada ha cambiado. No creo en la justicia de mi país", indicó.

El ex ciclista acudirá a Roma para colaborar con la justicia transalpina, después de que un juez español decidiera archivar la "operación Puerto" al considerar que no existen elementos para abrir una causa por daños a la salud pública.

Manzano señaló directamente a su ex director Vicente Belda, al responsable del Caisse d'Epargne, José Miguel Echavarri, y al corredor de este equipo Alejandro Valverde.

"Valverde estaba en el Kelme y quieren hacernos creer que era el único que corría a base de lechuga. Está metido hasta el cuello en el asunto Fuentes", afirmó Manzano, uno de los primeros ciclistas en haber confesado públicamente en 2004 el consumo de EPO.

En cuanto al ex director de la ONCE Manolo Saiz, aseguró que ahora "está preocupado de recuperar su dinero" pero que pronto volverá al mundo del ciclismo.

El ex corredor aseguró que, mientras en la Vuelta a España Fuentes se paseaba con dosis de EPO en su coche sin que nadie le inquietara, en Francia el producto les era suministrado a través de una enfermera que llamaban "la paloma blanca", esposa de un mecánico y que cobraba 27.000 euros.

También señaló que un laboratorio español homologado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) avisaba a los médicos de los equipos antes de enviar a los "vampiros" para los supuestos controles por sorpresa.

Manzano responsabilizó al dopaje de la muerte de su "amigo" José María Jiménez y del italiano Marco Pantani y aseguró que por culpa del consumo de esos productos muchos ciclistas caen en la drogadicción.

"Son muchos los ciclistas dependientes de coca, heroína o medicamentos. Y no sólo ciclistas", indicó.