El italiano Ballan celebra su triunfo en la 91ª Vuelta a Flandes.
El italiano Ballan celebra su triunfo en la 91ª Vuelta a Flandes. Oliver Weiken/EFE
El italiano Alessandro Ballan (Lampre) batió al esprint a su compañero de fuga, el belga Leif Hoste (Lotto) y
se adjudicó con un tiempo de 7h00:10 la 91 edición de la Vuelta a Flandes, disputada sobre un recorrido de 259 kilómetros entre Brujas y Meerbeke.

Ballan, de 27 años, sucede en el historial de la prueba al belga Tom Boonen, ganador los dos últimos años, y condena por tercera vez al segundo puesto a Hoste, que ya fue segundo en 2004 y 2006.

Los dos corredores se habían adelantado al grupo principal a 16 kilómetros del final y se presentaron solos en la meta para jugarse la victoria al esprint.

Los dos corredores se escaparon a 16 kilómetros de la meta

Tom Boonen, el español Oscar Freire el italiano Paolo Bettini, los tres favoritos, no estuvieron a la hora de la verdad en la lucha por la victoria.

Visita de los "vampiros"

Los 200 corredores participantes tomaron la salida en la plaza del Mercado Viejo de Brujas con una temperatura de 17 grados. Los vampiros de la UCI habían visitado unas horas antes a los equipos Liquigas, Lampre-Fondital, Team CSC, Discovery Channel y Saunier Duval-Prodir, pero todos los ciclistas resultaron "aptos".

Una escapada de siete corredores, entre ellos José Vicente García Acosta, llegó a tener una ventaja de 9:30 sobre el grupo pero la aventura terminó a 21 kilómetros de la llegada, en el ascenso al Kapelmuur.

Bettini se mostró siempre en cabeza del grupo perseguidor, pero no acertó a seguir la rueda de Ballan cuando atacó a 16 kilómetros de la meta, en el Grammont, y se llevó consigo a Hoste, segundo el año anterior.

Ballan y Hoste se relevaron en cabeza y no permitieron que el primer grupo se les acercara. El holandés Karsten Kroon (CSC) y el lituano Tomas Vaitkus (Discovery Channel) salieron en su persecución, pero también fracasaron en la caza.

Hoste lanzó el esprint y pareció cobrar una ventaja decisiva sobre Ballan, pero el italiano reaccionó para batir al belga sobre la misma línea. Otro italiano, Luca Paolini, completó el podio.