Christian Horner
Christian Horner, jefe de Red Bull Racing. David Sánchez de Castro / Sportyou

Las consecuencias que puede tener el Brexit para Gran Bretaña y Europa trasciende mucho mas allá de lo meramente político. La Fórmula 1 ha ido siguiendo paso a paso todo lo sucedido hasta el momento y aunque antes se habían posicionado a favor de un nuevo referendum para darle la vuelta, ahora simplemente están a la expectativa.

Es lo que ha confesado Christian Horner, jefe de Red Bull, en una charla con periodistas durante el primer día de test de pretemporada de la Fórmula 1 en Montmeló. El dirigente británico admite que es un tema que preocupa y ocupa en el paddock, si bien admite que no pueden hacer mucho.

"Sí, claro que estamos muy pendientes de lo que dicen. La verdad es que ahora no podemos decidir nada. Hablaremos cuando decidan algo. Lo del Brexit es algo que debe decidirse cuanto antes. De hecho, no sabemos cuánto nos puede influir, pero ahora mismo no tiene sentido pintar escenarios terroríficos al respecto", dejó caer Horner, que además cuenta con toda una celebridad británica en su propia casa: su esposa la ex Spice Girl Geri Halliwell.

Más crítico fue Toto Wolff al respecto. El jefe de Mercedes, un equipo alemán pero afincado en Gran Bretaña como tantos otros, se teme lo peor. "El Brexit es una preocupación para nosotros, y lo debería ser para todos los que están relacionados con la F1. Gran Bretaña es el centro de operaciones", admitió ante los medios, toda vez que señaló que podría dar una ventaja a equipos como Ferrari, que no están en el Reino Unido.