Christian Horner
Christian Horner EFE

El director de Red Bull, el británico Christian Horner, ha asegurado que el piloto alemán Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo, "pensó en dejar la Fórmula 1" la pasada temporada.

Le costó un poco al inicio, era algo a lo que no estaba acostumbrado. Pasó un tiempo desilusionado

"A Seb no le gustaron los cambios en la regulación. No disfrutó con el nuevo motor ni con el control eléctrico de frenada. No estaba contento", aseguró Horner, en unas declaraciones que recoge este miércoles el diario británico Daily Mail.

Vettel, ganador del Mundial de Fórmula 1 en 2010, 2011, 2012 y 2013, finalizó la pasada temporada en quinta posición, con 167 puntos, a 217 del inglés Lewis Hamilton, campeón con Mercedes.

Su compañero en Red Bull, el australiano Daniel Ricciardo, ganó tres Grandes Premios el pasado año, en una temporada en la que Vettel, quien se impuso en trece carreras en 2013, nueve de ellas de forma consecutiva, finalizó el curso sin subirse a lo más alto del podio.

"Estaba preocupado. A eso se le añadió, además, que su compañero ganó tres carreras, lo que le hacía pensar: ¿estoy disfrutando esto tanto como antes?", explicó Horner.

"Era como si alguien le hubiera quitado su juguete. Le costó un poco al inicio, era algo a lo que no estaba acostumbrado. Pasó un tiempo desilusionado sobre la dirección que estaba tomando la Fórmula 1", añadió el jefe de la escudería austríaca.

"Hubo momentos el pasado año en los que se planteó si quería seguir o no, si estaba disfrutando tanto como antes", dijo el inglés.

"En mitad de la temporada volvió a conducir karts para regresar a la esencia del pilotaje. Ahí fue cuando volvió a disfrutar de su profesión", indicó.

Después de seis temporadas como piloto de Red Bull, el alemán fichó por Ferrari, una escudería que también acabó el año sin triunfos por primera vez desde 1993. "Su héroe era Michael (Schumacher). Además, por supuesto, estaba el encanto de Ferrari: la escudería, la historia, la mística, todo eso es muy poderoso", subrayó Horner.