El rumano Christian Chivu, pretendido por Real Madrid y Barcelona a lo largo de todo el verano, ha cerrado su fichaje por el Inter de Milán a cambio de 16 millones de euros.

El jugador abandona así la disciplina de la Roma, club en el que militaba desde el año 2003 y al que llegó procedente del Ajax de Amsterdam, donde sorprendió por sus cualidades defensivas y ofensivas.

Tras concretarse su fichaje, el jugador ha ofrecido una rueda de prensa donde ha afirmado: "He tenido cuatro años fantásticos, llenos de experiencias". El rumano quiso dejar claro sus sentimientos y entrega por el club que deja y dijo que había jugado partidos tras llegar al campo con muletas. "Lo he dado todo por esta camiseta, quiero decirles a mis compañeros que me importan mucho", comentó.

El defensa, de 26 años, ha sido tentado este verano por grandes equipos, generando en las últimas semanas gran espectación sobre su futuro, para finalmente terminar en la misma Liga.