Alex Ferguson
Sir Alex Ferguson, en su etapa como entrenador del Manchester United. David Jones / EFE

Ocurrió en 2013, pero ha salido a la luz estos días. En el último de sus más de 1.500 partidos en el banquillo del Manchester United, el legendario Alex Ferguson no faltó a su costumbre de calmar sus nervios comiendo chicle, algo que no pasó desapercibido para un fan de los 'red devils'. Cuando acabó el partido contra el West Bromwich Albion (5-5), el último de esa temporada, este avispado aficionado fue corriendo al césped del feudo de su equipo para coger el chicle que había estado mascando 'Fergie'.

Con sumo cuidado y pocos ascos, guardó ese chicle para colocarlo en una urna y ponerlo en el portal de subastas eBay, donde pronto se dio cuenta de que tenía en sus manos un tesoro para los más mitómanos. No lo dudó y lo sacó de inicio por unos 150.000 euros.

En pocos días, esa cifra se quedó muy corta: lo acabó vendiendo por casi medio millón, unos 456.000 euros. El dinero no se lo quedó él, sino que lo donó para la Fundación del Manchester United.

Se estima que en los 26 años que Ferguson dirigió al United consumió más de 3.000 paquetes de chicles.