Button, Armstrong y Chema Martínez
Tres grandes aficionados al triatlón: Chema Martínez, Jenson Button y Lance Armstrong. ARCHIVO

El triatlón se está convirtiendo en el segundo deporte para los grandes deportistas, ya sea al final de su carrera o cuando acaban de retirarse. El último en engancharse es el atleta Chema Martínez. Retirado de la alta competición en 2013, el madrileño afrontará el próximo 27 de julio su debut en el Isostar Extreme Man de Riaza (Segovia).

Necesitan competir. Es como si estuvieran enganchados", comenta Fernando Callejo, psicólogo deportivo

"Después de 18 años de carrera, necesito nuevos retos, nuevas sensaciones, nuevas experiencias. Cuando la competición se acaba, los deportistas somos como unos pura sangre que están encerrados. Tenemos ganas e ilusión, aunque el cuerpo nos falle", reconoce el maratoniano.

El Profesor Honorario de la Unidad de Psicología y Coaching Aplicado al Deporte de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Callejo, explica las dos razones para seguir en competición, aunque sea en un peldaño inferior: "Biológicamente, su cuerpo se lo pide porque durante muchos años han estado entrenando muchas horas. Su mente también necesita estar ocupada y, sobre todo, competir, que es lo que han hecho toda su vida. Es como si estuvieran enganchados".

Chema Martínez está ahora inmerso en el proyecto de correr en los cuatro desiertos más extremos del planeta (Sáhara, Gobi, Atacama y Antártida). Ya ha estado en Jordania y del Gobi volverá en junio. Solo tendrá entonces dos meses para preparar el exigente half-Ironman de Riaza, cuarta parada del Extreme Man 2014, un circuito que este año pasará por España, Alemania y Francia, y terminará en Menorca el 21 de septiembre con la sexta prueba.

"El triatlón nos atrae porque es un prueba bonita que compagina tres deportes duros. Por sí solos pueden llegar a ser aburridos, pero la mezcla lo hace muy divertido. Es una prueba dura que requiere mucho de ti, pero lo que nos fascina es la superación. Siempre buscamos retos que nos obliguen a currártelo para realizarlo. Tenemos ese gen competitivo y necesitamos sentirnos vivos", asegura el deportista de 42 años.

Cambio de cuerpo

El reto para el que fuera Campeón de Europa en 10.000 m en el año 2002 será entrenarse para superar 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo y 21 km carrera a pie. Y el atleta, escuálido como siempre, asume que su cuerpo cambiará. "Seguro que gano deltoides, culo y piernas. Mi mujer estará contenta", afirma bromeando antes de reconocer que tendrá que trabajar mucho para las secciones de natación y bicicleta.

Por si solos, los tres deportes pueden llegar a ser aburridos, pero la mezcla hace del triatlón algo muy divertido", Chema Martínez

"Me aplicaré en las dos cosas, pero quizás más en la natación porque no tengo mucha grasa y no floto mucho. Mi índice de flotabilidad es nulo. Por suerte, en Riaza llevaré neopreno y me ayudará. Sobre la bici, mi gran duda es si hay que llevar cuernos o no para que me sea más cómodo", comenta.

Esta disciplina es fundamental para el Profesor Callejo. "Muchos deportistas acuden a nosotros porque no saben qué hacer cuándo se retiran y, generalmente, cae su estado de ánimo. Lo bueno del triatlón es que es un deporte muy completo y exigente que requiere muchas horas de entrenamiento. Necesitan ese orden diario", comenta el psicológo deportivo.

Más nombres ilustres

Chema Martínez no es el primero en apuntarse al triatlón, ni tampoco será el último. Nombres ilustres de diversos deportes lo practican desde hace tiempo. Uno de los más apasionados es el piloto de F1 Jenson Button, quien organiza el 12 de julio The Jenson Button Trust Triathlon.  El inglés suele practicar este deporte con su novia, Jessica Michibita. En el Gran Circo, Nico Rosberg y Mark Webber -que ya no está en la F1- son otros dos grandes aficionados.

Los ciclistas Laurent Jalabert y Lance Armstrong -aunque ahora esté sancionado por dopaje-; futbolistas como Iván Helguera o Luis Enrique, o el piloto de motos Carlos Checa también han probado el triatlón. El año pasado, este último terminó el Extreme Man de Menorca en 5 horas y 13 minutos.

A pesar de ser un novato, en el horizonte de Chema Martínez planea el gran reto: el Ironman, la distancia extrema del triatlón (3,8 km de natación, 180 de bici y 42,4 corriendo). "Para llegar allí hay que afrontar este paso intermedio. Es como alguien que quiere correr un maratón y empieza por las medias maratones".

El tirón de este deporte queda patente con la invitación que el Ironman de Hawái, el Mundial de esta especialidad, ha enviado al futbolista David Beckham para la edición 2014 que se celebrará el 11 de octubre.