El maratoniano español Chema Martínez sólo teme a las adversas condiciones meteorológicas chinas, de cara a la disputa de su disciplina en la que espera conseguir el oro, ya que llega "fenomenal y con muchísima confianza".

"Si estuviese de forma como estoy mentalmente optaría al oro sin dudarlo. Estoy muy motivado. Me encuentro muy bien, lo que pasa es que estamos hablando de una prueba olímpica que es lo más importante y vienen los mejores atletas. Pero yo siempre veo el vaso medio lleno", aseguró a Efe el madrileño.

Sin embargo, alertó: "Veremos si soy capaz de adaptarme a estas condiciones climatológicas, que es lo que más me preocupa".

Siendo realista el objetivo sería entrar entre los ocho primeros

"Mis expectativas ahora mismo son máximas. Siendo realista el objetivo sería entrar entre los ocho primeros pero la distancia que separa al octavo del tercero es muy poquita", señaló el atleta, que integra el equipo de maratón español con Julio Rey y José Ríos.

El campeón de Europa de 10.000 en Múnich 2002 consiguió el pasado abril su primera victoria en once maratones y la primera de un español en Madrid desde hacía siete años. "Aspiro a todo. ¿Por qué me voy a poner límites? Me motivo soñando que llego el primero al estadio solo, y que nadie me para", subrayó.

Sus candidatos al podio en Pekín son "sin dudarlo los kenianos, son muy buenos y con potencial general para batir el récord del mundo", aunque a su juicio eso no pasará durante los JJOO debido a las condiciones climatológicas, que causarán unas marcas "discretas".