En la champios
Raúl Tamudo disputa un balón con el jugador de Osasuna Azpilicueta, ayer, en Pamplona.(EFE)

El Espanyol sigue codeándose con los grandes en  la zona europea de la clasificación al sumar ayer una nueva victoria, esta vez, en el campo de Osasuna. Los blanquiazules acumulan nueve jornadas de Liga sin conocer la derrota.

Ayer, pronto se vio que el conjunto de Ernesto Valverde iba a dibujar el esquema del partido, al hacerse con el control del balón ante un conjunto rojillo apático. A la media hora,  se adelantó el Espanyol tras un centro desde la izquierda de Luis García, que remató Ángel. Tres minutos después marcó el ex osasunista Valdo, con dos buenos recortes incluidos a Puñal.

Osasuna mejoró a la vuelta de los vestuarios y tuvo más ocasiones de gol con Héctor Font inventando el fútbol y Vela intimidando a Kameni.

Sin embargo, el equipo navarro evidenció falta de pegada, a pesar de las ocasiones del propio Vela y Dady, y sólo consiguió ponerle emoción al choque en los minutos finales con el gol de cabeza de Portillo a falta de un cuarto de hora. El Espanyol pudo sentenciar en una clara ocasión de Jarque.

Lo pasó mal al final

El técnico del Espanyol, Ernesto Valverde, se mostró satisfecho por el triunfo, aunque reconoció que lo pasó mal en los últimos minutos: «Hemos controlado y hemos estado bien en la primera parte y hasta los quince minutos de la segunda, pero al final hemos sufrido mucho para ganar y lo hemos pasado mal».