César se retira al no superar la lesión de Figo
César Jiménez se despidió ayer del Real Zaragoza. (EFE)
«Lo he intentado todo y he hecho todo lo posible para poder seguir jugando al fútbol, pero ha sido imposible», afirmó César Jiménez, que ayer anunció su retirada definitiva a la edad de 30 años.

El defensa del Real Zaragoza no ha podido superar la lesión que le produjo el entonces madridista Luis Figo en un partido de Liga el 16 de enero de 2005 y se ha visto obligado a colgar las botas.

Una brutal entrada del internacional portugués destrozó los ligamentos de la rodilla izquierda de César y después de cuatro operaciones y más de dos años de calvario, la rehabilitación ha sido imposible para la práctica profesional del fútbol.

César, arropado en su despedida por el resto de la plantilla zaragocista, aseguró que no le guarda rencor a Figo, aunque no quiso valorar su comportamiento: «La gente me decía por la calle que si yo le hubiera hecho lo mismo a Figo estaría en la cárcel, pero lo que pasó fue eso y no quiero darle más vueltas».