cerdo
Los cerdos para los JJ OO de Pekín 2008 tendrán unos cuidados especiales. ARCHIVO

En unos años en que la sensibilidad hacia el dopaje ha crecido a ritmo vertiginoso, las medidas contra las trampas se desarrollan también muy rápido. Las hay de tecnología punta, pero también de andar por casa.

Este es el caso de uno de los métodos que va a tomar la organización de los Juegos Olimpicos de 2008, en Pekín. Los cerdos que formarán parte del menú olímpico serán alimentados con una dieta libre de hormonas para evitar que los deportistas tengan problemas inesperados en los controles antidopaje.

Tres centros "secretos" de los alrededores de Pekín, rodeados de bosques y en parajes "limpios" a nivel medioambiental, servirán para criar, con la tecnología más avanzada, a los puercos olímpicos, ha explicado Niu Shengnan, portavoz de Qianxihe Food Group, empresa suministradora.

El crecimiento de los cochinos olímpicos, hasta que su carne esté en el estado idóneo para el sacrificio, tardará dos meses más que el de sus iguales alimentados con aditivos, dijo Niu.

"Las granjas contarán con protección antiterrorista (y de ahí su aislamiento) y con todas las medidas para evitar la llegada de enfermedades porcinas, como la de la oreja azul", subrayó.

El control del personal no dejará tampoco lugar a las filtraciones y los empleados deberán pasar un examen político
Tanto los trabajadores de los centros como los inspectores que allí se dirijan deberán pasar tres días de cuarentena antes de ponerse en contacto con los preciados cochinillos.

Se consumirán entre 20.000 y 30.000 euros

Cada animal contará así mismo con su propio historial desde su nacimiento hasta su muerte y, a la hora de procesar la carne para elaborar productos con ella, se controlarán estrictamente los aditivos, para lo que la empresa ha invitado a especialistas extranjeros.

El control del personal no dejará tampoco lugar a las filtraciones y los empleados deberán pasar un examen político, en el que Qianxihe consultará a las autoridades comunistas de sus respectivos pueblos y a sus familiares sobre sus cualidades como personas y ciudadanos. "Además, deberán estar en buen estado físico y recibirán cursos sobre conocimientos olímpicos y seguridad en los alimentos", subrayó Niu.

Aunque todavía no existen cálculos definitivos sobre el número de cerdos necesarios para alimentar a la familia olímpica, fuentes de la empresa lo sitúan entre 20.000 y 30.000.