El Barça cae en Escocia tras chocar con el muro del Celtic

Wanyama intenta frenar a Leo Messi en el Celtic - Barça.
Wanyama intenta frenar a Leo Messi en el Celtic - Barça.
EFE

El Barça saboreó la hiel de la derrota por segunda vez esta temporada –la otra fue en la la vuelta de la Supercopa de España contra el Real Madrid (2-1)-, en un encuentro que manejó, pero en el que le faltó brío para doblegar a un Celtic que marcó en dos de las tres únicas ocasiones que tuvo en todo el encuentro. Esta derrota (2-1) evita la clasificación matemática de los culés para los octavos de final de la Champions League.

Los escoceses salieron como se esperaba, apretando en los primeros minutos gracias al aliento de sus seguidores, que casi se quedan roncos antes del pitido inicial cantando el 'You'll never walk alone'. Sin embargo, la primera ocasión del partido fue para Messi. Su disparo se marchó alto

Aunque el Celtic no había pisado el área culé, los británicos echaron mano del tópico y marcaron en un córner a los 20 minutos, aprovechando el poderío de Wanyama, quien remató con la testa en el segundo palo ante la impotencia del bajito Jordi Alba.

El Barça, lento en la circulación del balón y con escasa profundidad, se encontró también, por dos veces, con los palos como enemigos. Messi lamió el larguero con un disparo desde dentro del área y Alexis cabeceó al poste un centro medido desde la derecha de Alves.

Los equipos se marcharon a los vestuarios con el Barça dominando y así regresaron. Encerrado en su propio campo el Celtic, Messi lo intentó con efecto desde fuera del área, pero su tiro fue detenido por Forster, el mejor hombre de los escoceses, como pasó en la ida en el Camp Nou.

El guardameta continuó erigiéndose en protagonista con una doble ocasión parada a Alexis. Messi también lo intentó en una pared con Jordi Alba, en la que el lateral llegó hasta la línea de fondo y dio el pase de la muerte, pero el tiro del argentino lo sacó con una mano Forster.

Vuelve Piqué y otro fallo en defensa

Casi dos meses después de su lesión, en el minuto 70, se produjo el regreso de Piqué. Fue un doble cambio de Tito porque también entró Cesc por Song, un futbolista negado para la creación y lento para la destrucción.

El acoso barcelonista no metió en muchos agobios al Celtic. Demasiados pases horizontales, poco desborde por las bandas y casi ningún intento desde larga distancia. A ocho minutos para el final, un balonazo en largo del portero se encadenó con un fallo garrafal de Xavi en el despeje y la descolocación de Mascherano para que Watt sentenciara el encuentro.

No cejaron en el empeño los hombres de Tito Vilanova y encontraron su premio tardío en el descuento, en otra jugada en la que Forster apareció para sacar un tiro ajustado de Pedro; el rechace lo aprovechó Messi para acortar distancias. Como el resultado no era para celebraciones, la Pulga hizo una tímida dedicatoria a su hijo recién nacido, Thiago. Ya no había tiempo para más.

El Barça necesita ganar al Spartak en Moscú, en el próximo encuentro, para certificar su pase a la siguiente fase de la Champions sin esperar a otros resultados.

- Ficha técnica:

2 - Celtic: Forster; Lustig (Watt, min.72), Ambrose, Wilson, Matthews, Commons, Wanyama, Ledley, Mulgrew, Samaras (Kayal, min.79) y Miku.

1 - Barcelona: Valdes; Alves, Bartra (Piqué, min.71), Mascherano, Jordi Alba, Song (Cesc, min.71), Xavi, Iniesta, Pedro, Messi y Alexis (min.65).

Goles: 1-0, m.21: Wanyama. 2-0, m.83: Watt, 2-1: m.91: Messi.

Árbitro: Björn Kuipers (HOL). Motró tarjeta amarilla a Song (min.13), Miku (min.41), Jordi Alba (min.65)

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Celtic Park de Glasgow ante unos 58.000 espectadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento