El Celta merece más
El Celta pudo llevarse la victoria en La Rosaleda ayer ante el Málaga. (Pepe Ortega).

El Celta mereció ayer en La Rosaleda ante el Málaga la victoria en un choque que permite a los andaluces seguir líderes de Segunda. El planteamiento defensivo del técnico vigués, Juan Ramón López Caro, se le atragantó a un Málaga que no tuvo su día. Le fallaban las líneas de creación y de ataque, lo que facilitó la labor celeste.

Una falta de entendimiento entre Weligton y el guardameta Goitia, a punto estuvo de costarle el primer gol al conjunto malaguista, ya que el balón tocó en la cabeza del zaguero y a punto estuvo de marcar en su meta. En el segundo tiempo, el Celta volvió a disponer de otras ocasiones, como la de Canobbio (m.48), que mandó el balón fuera con todo a su favor, y el gol anulado a Diego Costa (m.52) por fuera de juego. Tres minutos después, una falta desde la derecha lanzada por Canobbio se convirtió en el 0-1 tras fallo de Goitia. Sin embargo, el Málaga empató en el único acercamiento con peligro a la portería de Pinto. Centro por la derecha de Paulo Jorge que Javi Calleja alojó con potencia al fondo de la red. Pudo incluso al final el Celta obtener el triunfo por medio de Manchev, en una errónea cesión de Gámez a Hélder, pero el búlgaro falló en el mano a mano con Goitia.

A cinco puntos del ascenso

Con el empate ante el Málaga en La Rosaleda, el Celta de Vigo (22 puntos), que queda séptimo en la tabla, se colocó sólo a cinco puntos de los puestos que dan el ascenso a Primera División, cuyo último beneficiado es el Sporting de Gijón (27), que perdió esta jornada ante el Granada74 por 1-0 y se mantiene tercero en la clasificación. Por delante de los asturianos sólo están el Numancia (30), que venció (0-2) al Tenerife y el Málaga (31) de Juan Ramón Muñiz.