El Celta de Vigo aseguró el viernes por la tarde que "ya no espera" el regreso de los uruguayos Pablo García y Fabián Canobbio, así como el chileno Pablo Contreras, tras no recibir por parte de la FIFA ninguna comunicación oficial, en la que se expresara la autorización del regreso de los tres internacionales.

De este modo, el conjunto gallego, a diferencia del Sevilla con Kanouté o el Madrid con Diarra y Robinho, no podrá contar con ninguno de los tres futbolistas, lo mismo que con el brasileño Fernando Baiano, al que el Comité Español de Disciplina Deportiva denegó este viernes la suspensión cautelar de la sanción de un partido impuesta al delantero, para el decisivo choque del próximo domingo ante el Getafe.

Una decepción que se contrapone con la alegría vivida al mediodía en la sede del club vigués, tras recibir una comunicación por parte de la secretaria general de la Federación Española de Fútbol, en la que se aseguraba que los internacionales tenían autorización para abandonar sus respectivas concentraciones y jugar la última jornada de Liga.