El Elche, gracias a su gran efectividad, sorprendió ayer a un Celta, que dejó en evidencia su mayor calidad técnica, pero que pecó de inocencia en los metros finales. Esa indulgencia en ataque permitió al Elche sumar su primer triunfo de la temporada en el Martínez Valero.

Pese al dominio inicial del Celta, fue el Elche el que, a los trece minutos de juego, logró adelantarse en el marcador, gracias a un tanto de Carlos Bellvís, que cogió la espalda a la defensa celeste, regateó a Pinto y marcó a puerta vacía.

El conjunto de Stoichkov acusó el tanto ilicitano, aunque continuó buscando la portería rival sobre todo, por la derecha.

El Elche se dedicó a defender su escasa renta con uñas y dientes, pero al poco de comenzar la segunda parte se apuntó su segundo tanto tras varios errores defensivos del Celta.