El Celta
El delantero brasileño del Celta de Vigo, Fernando Baiano, pugna por un balón con el portero del Deportivo Aouate. (Efe) EFE/MANUEL CORUJO

El "efecto Stoichkov" funcionó y el Celta de Vigo logró seis meses después de su último triunfo en Balaídos, la segunda victoria como local de la temporada ante el Deportivo de La Coruña (1-0) , que permite a los celestes escapar momentáneamente de los puestos de descenso.

En su primera alineación como entrenador celeste, Stoichkov le dio otro aire al Celta, que presentó un once con una clara vocación ofensiva que mantuvo los noventa minutos, a pesar de ir ganando, con la presencia de inicio de dos puntas -algo insólito con Fernando Vázquez- a cambio de prescindir del doble pivote, una de las señas de identidad del anterior técnico.

Con todo el principal cambio se vio en la actitud de los jugadores, mucho más implicados y motivados sobre el terreno de juego desde el primer minuto.

El Deportivo presentó una apuesta mucho más parsimoniosa, jugando también con el reloj y las ansias de los locales, necesitados de puntos como agua.

Con todo Aoute, y sobre todo, Pinto, apenas se tuvieron que manchar los guantes durante esta primera parte en la que el Dépor parecía esperar paciente algún error de la defensa local -como viene siendo habitual últimamente- y el Celta se empeñaba en morir en la orilla.

Pasada la media hora, en el treinta y tres, el brasileño Nené gozó de una nueva oportunidad en un disparo raso, que tras tocar en el cuerpo del deportivista Juan Rodríguez, se marchó a córner, y tres minutos más tarde de nuevo el Celta dispuso de una doble ocasión en una serie de rechaces dentro del área chica coruñesa.

Habría que esperar a los cuatro minutos de la segunda parte, para que el Deportivo pusiera por primera vez en serias dificultades al cancerbero local, en un lanzamiento raso de Verdú, que sustituyó a Iago en el descanso, que obligó a Pinto a una gran estirada.

Llegó el gol celeste

La respuesta celeste llegó en la botas del brasileño Fernando Baiano a los cincuenta y siete minutos en un balón que se escapó rozando el poste derecho del neta blanquiazul Dudú Aouate, ya vencido.

No fallaría el brasileño en su siguiente oportunidad. Tras un rechace de la defensa deportivista el balón cayó a los pies de Gustavo López, quien tuvo tiempo para colocar desde la frontal del área, para colocar un servicio medido a Fernando Baiano que remachó a los sesenta y un minutos el 1-0 para los celestes.

Caparrós respondió al marcador con la entrada del uruguayo Estoyanoff por Pablo Álvarez, mientras que Hristo Stoichkov refrescó el centro del campo local con la entrada de Iriney por el uruguayo Pablo García. Pese a todo, el marcador ya no se movería más.

Ficha técnica:

1 - Celta de Vigo: Pinto; Ángel, Tamas, Contreras, Placente; Pablo García (Iriney, m.62); Núñez (Jorge, m.75), Canobbio, Gustavo López (Bamogo, m.70); Nené y Fernando Baiano.

0 - Deportivo de La Coruña: Aouate; Coloccini, Lopo, Andrade, Capdevila; Duscher (Taborda, m.67), Juan Rodríguez; Pablo Álvarez (Estoyanoff, m.60), Iago (Verdú, m.46), Riki; y Adrián

Goles: 1-0, m.61: Fernando Baiano

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Mostró tarjeta amarilla a Gustavo López, Pablo García y Contreras por el Celta de Vigo; y a Coloccini, Duscher y Lopo por el Deportivo de La Coruña.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésima jornada de Primera División disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 24.000 espectadores.