Jordan Henderson
Jordan Henderson, junto a su padre Captura de imagen

El capitán del Liverpool, Jordan Henderson, fue el hombre más feliz del mundo el pasado sábado al levantar la tan ansiada Champions League para el equipo de Klopp.

Pero lo fue aún más si cabe al celebrarlo con una persona muy especial: su padre. Tras recibir el trofeo y la medalla, el capitán fue en busca de su progenitor con el que se fundió en un abrazo entre lágrimas que emociona a cualquiera.

Especialmente al conocer la historia que hay detrás de ese íntimo momento. Hace seis años, al padre de Henderson, Brian, le diagnosticaron cáncer de garganta.

En primaria instancia, le ocultó a su hijo, por aquel entonces de 23 años, la enfermedad que padecía para no distraerle en su carrera futbolística. Una vez que fue operado y ya comenzado el tratamiento, tuvo que confesarle que estaba enfermo, pero le pidió que no le visitara para no verle sufrir.

Años después, ese abrazo con su padre en el Wanda Metropolitano es una doble Champions para el capitán del Liverpool.