A falta de ocho jornadas para que finalice la liga regular, el conjunto granadino tiene muchas opciones de mantener la categoría antes de lo esperado.

Las tres últimas victorias consecutivas, ante Gran Canaria (62-73), Manresa (89-86) y Unelco (99-72), han colocado al conjunto de Sergio Valdeolmillos en una privilegiada posición, en el puesto 13, empatado a triunfos (10) con el Lagun Aro Bilbao y a una sola victoria del Breogán de Lugo. Si lo comparamos con las dos temporadas anteriores en la ACB –la 2003-04 estuvo en la LEB–, en la misma jornada (26) de la 2001-02 estaba en el puesto 14, mientras que en la 2002-03 figuraba como colista y terminó descendiendo.

Las otras tres temporadas que el Granada ha militado en la máxima categoría del baloncesto español (de 1996 a 1999), tras la disputa de la jornada 26, su mejor puesto fue el 14.

Aunque en el horizonte se vislumbre la necesidad de mantenerse cuanto antes, es una buena ocasión para superar éxitos pasados. Concretamente, los de la campaña 1996-97, cuando el Covirán Granada, entrenado por José Alberto Pesquera,  hermano del actual seleccionador español, mantuvo la categoría con holgura y finalizó el 13, con 14 victorias y 20 derrotas.

Valdeolmillos dirige

Estos números avalan el proyecto del equipo con el técnico Sergio Valdeolmillos. El entrenador, que se muestra muy cauto en sus declaraciones sobre la permanencia, es el cerebro que ordena el vestuario. Las contrataciones estrella de José Antonio Paraíso y el italiano Abbio, procedentes del Pamesa, del pívot Eley, del Scavolini, y del estadounidense Abrams han contribuido a formar un equipo muy equilibrado.