Santi Cazorla
Santi Cazorla en 'El hormiguero'. Captura de imagen

Santi Cazorla fue este miércoles el invitado del programa ‘El hormiguero’ de Antena 3. El futbolista del Villarreal conversó con Pablo Motos, entre otros temas, sobre la boda de Sergio Ramos, a la que ambos acudieron. Motos contó que había pedido permiso al capitán del Real Madrid para hablar de ello en el programa. “¿Hablamos de la boda?”, preguntó a Cazorla. “Hablemos... de lo que nos acordamos”, replicó el jugador.

Cazorla confiesa que acabó la fiesta a las 10 de la mañana después de, entre otras muchas cosas, montar en los coches de choque por primera vez desde su juventud. “Yo bebí ron. No mezclé, que luego eso pasa factura, y de ahí pasé a los churros con chocolate. Había unos churros brutales”, bromeó.

En su opinión, fue un acierto prohibir la entrada con los teléfonos móviles (“Buena idea, porque al final la gente se soltó”) pero advirtió que hubo una excepción: “Sólo tenía móvil Florentino, que estaba viendo el partido de la ACB”, en alusión al primer partido de la final de la Liga Endesa entre Real Madrid y FC Barcelona.

El regreso a la Selección

Cazorla relató su calvario con las lesiones, así como las sensaciones vividas hace dos semanas, con su regreso a la Selección: "Es difícil expresar. Hay mucho trabajo detrás y mucho miedo, después de tanto tiempo, por no estar a la altura o que desde fuera se te vea diferente. Traté de disfrutar del momento".

"He aprendido a creer más que nunca en lo que uno quiere. No quería reprocharme irme sin haberlo intentado. He hecho todo y más por volver a jugar, he aprendido a ser optimista y tener buen carácter, que creo que ayuda".

Doping por Frenadol

Cazorla también contó que se perdió un partido contra el FC Barcelona en LaLiga por haber tomado un Frenadol para curar un resfriado: "Nabía estado en Navidad enfermo en casa y me lo tomé. Al volver lo dije en el club y no pude jugar".