Semenya, en los Mundiales de Berlín
Caster Semenya durante el Mundial de atletismo de Berlín 2009. EFE

La atleta sudafricana Caster Semenya, excampeona del Mundo de 800 metros, y que en 2009 levantó una enorme polémica en el mundo del atletismo por su físico, sigue sin conseguir la mínima olímpica para los Juegos del próximo verano en Londres.

La victoria en el campeonato nacional no le ha dado la total seguridad de tener un puesto en el equipo olímpico de su país. Finalizó los 800 metros con 2:02.68 minutos, muy lejos de la marca de calificación para la cita, situada en 1:59:90. La atleta dispone hasta el 30 de junio para alcanzarlo.

El título mundial en Berlín en agosto de 2009 dejó huella en el atletismo mundial, justo antes de una pausa casi forzada de un año para esperar los resultados de las pruebas que despejaran las dudas sobre su sexo. "¿Acaso quieres que te enseñe mi sexo?", fue la respuesta de Semenya cuando el empleado de una gasolinera cuestionó su sexo.

La musculatura y el vello facial dieron paso a las dudas. En el Mundial de Daegu del 2011, finalizó segunda.