Cassano
Cassano, en un partido con la Sampdoria. (AP) AP
El delantero italiano Antonio Cassano, que abandonó sin previo aviso el terreno de juego durante el partido liguero perdido por el Sampdoria en terreno del Catania (2-0), ha justificado su decisión señalando que tras ver que se había lesionado estaba "desilusionado" y se le vino "el mundo encima".


"No entiendo todo este clamor por mi decisión de irme directamente al túnel de los vestuarios. En ese momento, se me cayó el mundo encima, me sentí derrumbado ante el enésimo problema muscular. Estaba desilusionado, por ello me fui directamente hacía el túnel", ha comentado Cassano, en declaraciones que recoge el sitio de internet del Sampdoria.

Cassano, tras recibir una falta no señalada por el árbitro y con claro gesto de enfado, se fue directamente hacía los vestuarios siendo parado por su compañero Vincenzo Montella, quien intentó inútilmente que siguiera sobre el terreno de juego.

El gesto de Cassano, que obligó a su técnico a la sustitución, toda vez que no evidenció problema muscular alguno y tampoco se dirigió a su banquillo para indicar que se había lesionado, fue tomado por todos como un nuevo acto de indisciplina del jugador.

Algo que el club y el propio Cassano niegan, al señalar que su marcha fue por sufrir un estiramiento muscular. "No hay polémica alguna con nadie, estaba triste y desconsolado. Vincenzo no había entendido que me había lesionado, incluso al final del partido me ha pedido excusas. Mi único pensamiento ahora es recuperarme lo más pronto posible", añade Cassano.