Casquero, del Getafe, celebra un gol
Francisco Javier Casquero, del Getafe, celebra el gol ante el Racing de Santander 20MINUTOS.ES/Agencias

El centrocampista del Getafe Francisco Javier Casquero se mostró dolido con lo vivido en el estadio de El Sardinero, tras marcar el tanto del empate frente al Racing, y subrayó que la gente le ha faltado el respeto y que su familia está "dolida" por todo lo que ha padecido horas después.

"No he vivido algo así en mi vida y menos en un campo cuyos colores defendí al máximo en su momento. No sé, ni entiendo, por qué tengo que salir de un campo así. Sólo por haber hecho una acción lícita. No pude ni siquiera celebrarlo. Sólo por defender los colores del Getafe, que es el que me paga", explicó Casquero.

No he vivido algo así en mi vida, no pude ni siquiera celebrarlo

"Me recibieron con silbidos y pitos y salí igual. Para que eso se haya producido alguien ha tenido que hablar sobre mí para que la afición esté en contra. Entonces era un jugador valorado y querido. No sé qué ha pasado", añadió el centrocampista del Getafe, que desveló que fue advertido de que le querían "pegar" al final del partido.

"Hay un compañero mío que me avisa de que le habían dicho desde otro banquillo que iban a ir a por mí. No me puedo creer lo que me ha pasado", insistió el futbolista toledano, que explicó la jugada de la siguiente manera.

"Es un balón en largo en una contra y yo me incorporo desde mi campo y no veo al jugador en el suelo. Me llega el balón y chuto, que es lo que tenía que hacer. Hay una normativa UEFA que es el árbitro el que debe parar el juego si ve una situación grave", advirtió el jugador del Getafe.

No veo al jugador en el suelo, me llega el balón y chuto. Es una jugada rápida que no tiene repercusión en el resultado

Casquero insistió en que la acción "es una jugada rápida, desde que Albín me da el balón. No es la jugada de Gavilán en Atenas, que no hace falta que el árbitro pare. Es otra cosa. No hay más polémicas respecto al gol. Porque no tiene repercusión en el resultado. Sí que lo tuvo el que marqué aquí en el Coliseum", dijo el jugador, que negó rotundamente que faltara al respeto a los adversarios cuando marcó.

"Mi gesto cuando marco el gol es de alegría porque nos da el pase a la final. Señalo a los extremos donde están los aficionados del Getafe y me beso el escudo. No me da tiempo ni a celebrarlo. No digo nada, ni gestos como se ha dicho ni falto el respeto a la afición del Rácing, que fue la mía y a la que respeté cuando defendí al máximo ese club", insistió Casquero.

"En las declaraciones que han realizado se ha visto que se me ha faltado el respeto aunque no voy a entrar a contestar a nadie. Mi trayectoria deportiva está ahí. Ojalá se metan en Liga de Campeones y le doy un diez a esa afición. Creo que todo fue producto de la rabia y la impotencia. Estaban a falta de un gol y se basan en el que metí yo para excusarse pero realmente no fueron capaces de marcar el segundo", indicó el jugador del Getafe, que no quiere entrar en cruces dialécticos con el presidente del Racing Manolo Pernía.

También habló de rival en la final copera: "El Valencia, después de la temporada que llevan la Copa es su salvación. Tiene jugadores de muchísima calidad y no va a ser fácil. Estamos súper ilusionados con la posibilidad de ganarla este año. Conquistarla sería un colofón a dos años magníficos. Sobre todo tras el mal comienzo que tuvimos. Y vamos a hacer que la afición viva otra afición, que es lo mejor que le podemos dar", indicó Casquero, que confía en que el colorido de la final sea distinto al del pasado año.