Iker Casillas
Iker Casillas, en un entrenamiento con el Oporto. EFE

Iker Casillas evoluciona favorablemente del infarto que sufrió el pasado mes de mayo. Un enorme susto para el portero, que se ha visto obligado a dejar el fútbol de manera temporal.

En la recién estrenada temporada, Casillas forma parte de la directiva del Oporto, atendiendo a tareas deportivas hasta que se sepa si puede o no regresar a los terrenos de juego.

Según revela 'A Bola', será sometido a pruebas el próximo mes de diciembre que determinarán su futuro. De ser favorables, Casillas podrá volver a jugar apenas siete meses después del infarto.

"Iker es un campeón y los campeones nunca se rinden", dijo sobre él el entrenador del club portugués, Sergio Conceiçao. Pese a que muchos le recomendaron retirarse, Casillas ha mantenido sempre firme que él decidirá cuándo es el momento.