Casillas casi pierde los nervios en el Calderón

Por el mal juego de su equipo.
Una imagen vale más que mil palabras y por mucho que se haya escrito de que el Atlético fue superior al Real Madrid en el derbi del pasado sábado en el Calderón (1-1), la cara de la desesperación madridista la puso su portero Casillas, el salvador de su equipo en el coliseo rojiblanco.El meta blanco no paró de gritar y ordenar a sus compañeros hasta la exasperación, pero en las imágenes de televisión  captadas por Cuatro se puede ver cómo Iker, muy enfadado, llega a estar al borde de la desesperación. «La madre que me parió, estamos muertos, joder», gritaba Casillas, a la vez que pedía una dosis extra de testiculina. Las cámaras también captaron cómo Raúl reconocía estar «roto» cuando su compañero Emerson le insistía para que ayudara a defender.

«Me equivoqué»

Por otro lado, el árbitro del  derbi, Daudén Ibáñez, reconoció ayer su «error» al anular el gol de Perea. «Me equivoqué, pero esto me ayudará a mejorar», dijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento