Casillas
El portero del Real Madrid, Iker Casillas. EFE

Si algo ha caracterizado la trayectoria de José Mourinho en el Real Madrid han sido sus broncas, sus salidas de todo y sus desaires a todo aquel que no opinara como él o que le incomodara en un momento dado.

Mil y una guerras de las que, casi siempre, el de Setúbal ha salido airoso. El club en particular y el madridismo en general siempre le había apoyado en toda cruzada iniciada —o continuada— por su técnico a lo largo de estos tres años. Siempre había sido así hasta el llamado 'caso Casillas'.

Atrás quedarían los halagos hacia Casillas y la petición insistente de Mourinho para que el meta ganara algún día el Balón de Oro

El meta se lesionó para dos meses, el Madrid fichó a Diego López y Mourinho, a pesar de la recuperación del madrileño, apostó en todo momento por el nuevo fichaje blanco bajo los palos. Atrás quedarían los halagos hacia el madrileño y la petición insistente por parte de Mourinho para que Casillas fuera algún día Balón de Oro. Ahora, para 'Mou', el "mejor portero es Diego López", no Casillas.

Quizá esa especie de humillación pública a Casillas hizo despertar del todo a esa parte de la afición del Madrid que sí entendía la suplencia de Iker. Pero no el desprecio público. En ese momento, Mourinho perdería el favor de aquellos que le habían apoyado en su decisión deportiva, pero no personal.

Un tema que también acabó de minar por completo el apoyo del club al luso. Con el vestuario en guerra con 'Mou' y la afición en contra del técnico luso, la directiva no se planteaba seguir contando con él en el banquillo. Era la gota que colmaba un vaso que ya rebosaba y que, a la postre, acabaría con 'Mou', ya fuera por decisión propia o ajena, fuera del Real Madrid.

Contra todo y contra todos

Además de la de Casillas, estas son algunas de las guerras de 'Mou' durante sus tres años en el Real Madrid.

- Valdano. A su llegada al equipo blanco, el argentino le sobraba e inició una cruzada que acabó con Valdano fuera del club. El técnico luso se convirtió en el mánager general del Madrid.

- Toril y la cantera. El de Setúbal arremetió varias veces contra el técnico del filial con motivo de la cantera, llegando a utilizar a los jugadores como arma arrojadiza contra Toril. "Él (Toril) decide si es más importante terminar cuarto, quinto o sexto en Segunda o ayudar a la progresión de un jugador para que suba al primer equipo", refiriéndose a José Rodríguez, de quien Mou lamentó que "no juegue de titular en el Castilla". Además, cargó contra aquellos que le acusan de no confiar en la cantera: "Las críticas que me hacen no tienen sentido porque yo soy el campeón de los debutantes. Quiero jugadores que debuten y jueguen en el primer equipo, no para engordar la lista. Ese récord ya lo tengo con casi treinta jugadores que han debutado".

- UEFA. Muy sonada fue la sanción que recibió tras el show de las expulsiones en Ámsterdam. Tras el partido, y a pesar de las descaradas 'autoexpulsiones' de Xabi y Ramos, el preparador aseguró que no le habían gustado. Poco después, la UEFA sancionó al luso por ver una clara intención en esas expulsiones. También cargó contra Ovredo, tras el partido de Champions ante el Barça: "El Barcelona es un equipo de fútbol absolutamente fantástico, pero por qué Ovrebo hace tres años hizo que el Chelsea no pudiese ir a la final; el año pasado con el Inter fue un milagro jugar con diez hombres tanto tiempo; y por qué este año acaban con la eliminatoria en un partido que iba a terminar empate a cero". Por aquello, también recibió sanción y multa.

Guardiola ha ganado una Champions que a mí me daría vergüenza ganar

- Liga. El de Setúbal se quejó varias veces del calendario, que, según él, les perjudicaba frente a su eterno rival. "Algunos eligen a qué hora juegan. A mí no me engañan" o "Quien ha decidido que el Madrid juegue el sábado sabía lo que hacía. Se ríen a mis espaldas".

- Árbitros. 'Los 13 errores de Clos Gómez': Mourinho elaboró una lista con trece "fallos graves" que, según él, cometió el colegiado del partido de Liga ante el Sevilla (1-0). En esa rueda de prensa, el de Setúbal aprovechó para pedir el apoyo de sus superiores en el Madrid. Cuando quedó eliminado en Copa ante el Barça esperó a Teixeira Vitienes en el párking del Camp Nou para reprocharle su actuación.

- Prensa. A lo largo de estos tres años, 'Mou' ha protagonizado varias 'espantadas', siendo Karanka el que acudiera a dar la cara en rueda de prensa ante los medios. Además, nos ha dejado frases como "Yo soy un entrenador top y tú un periodista de mierda", le dijo a un periodista de Marca tras encerrarle en un despacho, y "vais a querer borrarme pero no lo vais a conseguir".

- Colegas de profesión. Famosos son cruces de declaraciones con colegas de banquillo. A Manuel Pellegrini le atacó asegurando que "jamás iría al Málaga", enemistándose, de paso, con toda una ciudad. También las tuvo con el malogrado Manolo Preciado, al que acusó de "salir derrotado ante el Barça". El cántabro le contestó y, tras varios cruces de declaraciones, finalmente hicieron las paces. El 'mono' Burgos también sufrió la ironía de 'Mou': "¿Quién es ese?", dijo el luso del segundo de Simeone en el Atlético.

- Barça. El luso acusó al club catalán de tener un trato de favor tanto por parte de la UEFA como por los árbitros españoles. Tras espetar sus famosos "¿Por qué? ¿Por qué?", aseguró que "Ovrebo, Stark, Bussaca, Frisk, De Bleeckere... No sé si será la publicidad de UNICEF, Villar que se lleva muy bien con la UEFA o es que son muy simpáticos". También protestó por el trato de favor que, según él, tenían los colegados españoles sobre Messi. "Temo que a Cristiano le den una hostia".

- Guardiola. "Guardiola ha ganado una Champions que a mí me daría vergüenza ganar", dijo tras perder en la Liga de Campeones ante los culés.

- Tito Vilanova. Protagonizó una vergonzosa tangana en la Supercopa de España de 2011 con el famoso dedo en el ojo a Tito Vilanova, por aquel entonces, segundo de Guardiola. En la rueda de prensa posterior, el luso aseguró, irónico, que no sabía "quién era Pito". Tras el tenso partido, Iker llamó a Xavi y Puyol en son de paz. A Mou le molestó al entender que era una falta de lealtad de su portero.