Zapatillas, mallas, dorsales y camisetas rosas. Sobre todo muchas camisetas rosas… Esto es lo que más se ha visto este domingo en las principales calles de Madrid que, normalmente acostumbradas al intenso tráfico, se han rendido durante unas pocas horas al deporte. Una marea de 23.000 mujeres han teñido de rosa —gracias al color de la indumentaria oficial— emblemáticos rincones de la capital, como la Gran Vía, la calle Alcalá o la céntrica Puerta del Sol. El recorrido bien podía parecer un itinerario turístico, pero no: se trataba de la Carrera de la Mujer, que este año cumple ya su décima edición.

En 10 años la carrera ha pasado de las 5.000 a los 23.000 corredorasLa cita se ha convertido en muy poco tiempo en una de las más multitudinarias del calendario de carreras populares de Madrid (solo por detrás de la San Silvestre Vallecana) y en la carrera fémina más importante de Europa. En 2003, cuando se inauguró, participaron 5.000 mujeres y hoy su cifra de participación casi se ha quintuplicado, batiendo el récord del año pasado. 

La mediofondista madrileña Elena García Grimau se ha alzado en esta ocasión con el triunfo al completar en 23 minutos y 17 segundos el recorrido de 7 kilómetros por las calles de la capital. Le siguió segunda la triatleta Ana Burgos (23.43) y tercera la maratonista Yesenia Centeno (23.48).

Fiesta en las calles

Pero más allá de los resultados meramente deportivos, la Carrera de la Mujer destaca por ser una fiesta en las calles, así como por su carácter solidario: la organización donará 50.000 euros a la lucha contra el cáncer, lo que le convierte en una de las carreras más solidarias de nuestro país.

Una gran pancarta con el lema "Madrid celebra" y miles de globos de color rosa han abierto la carrera a las nueve de la mañana en el Paseo de Moret, donde ya bastante antes se agolpaban las corredoras para tomar la salida. Casi todas han lucido camisetas de color rosa y muchas han acudido en grupos, a los que era fácil ver a lo largo del recorrido posando para inmortalizar el momento con las cámaras de sus teléfonos móviles.

También hubo participación por equipos (algunos formados por tres generaciones distintas, abuela, madre y nieta; suegra y nuera; parejas…) y varias decenas de participantes superaban los ochenta años. 

Una vez finalizada la carrera en el Parque del Oeste, se ha celebrado una sesión multitudinaria de fitness y el cantante Antonio Orozco ha interpretado la canción que ha compuesto expresamente para esta carrera.

Solo para mujeres

En la carrera se ha visto a muchos hombres 'infiltrados'Aunque se ha visto algún hombre 'infiltrado' corriendo por las calles de Madrid, lo hacían sin dorsal y de manera no oficial, porque esta carrera estaba limitada a las mujeres. ¿Es necesario una carrera solo para mujeres? En opinión de Yolanda Vázquez, una de las promotoras de esta cita deportiva, sí.

“Me di cuenta de que las mujeres no corrían en las maratones porque es difícil hacerse hueco entre ellos, que son más competitivos que nosotras. Por eso surgió esta idea”, asegura Yolanda, quien en alguna maratón confiesa que ha escuchado eso de que “las mujeres solo corren en rebajas”. “Queríamos crear un espacio pensando sobre todo en las atletas populares, para que se sintiesen más cómodas al participar rodeadas de gente como ellas y en el que el fin no fuera competitivo aunque también haya ganadoras”, añade.

Próxima cita, en Vitoria

La de Madrid ha sido la segunda parada de esta cita deportiva y festiva que ya el pasado 21 de abril reunió en Valencia a 10.000 mujeres. Ya está abierta la inscripción para las próximas citas, que serán el 9 de junio en Vitoria y el 23 del mismo mes en Gijón. Tras el verano les tocará el turno a A Coruña (22 de septiembre), Sevilla (6 de octubre) y Zaragoza (20 de octubre). Y el fin de fiesta se celebrará el próximo 10 de noviembre en Barcelona.