Carolina Marín.
Carolina Marín. EFE

Carolina Marín sigue agrandando su leyenda en el bádminton, después de vencer el Abierto de China, algo sin duda impensable hace algunos años teniendo en cuenta la superioridad que habitalmente ha mostrado Asia en esta disciplina. Sin embargo, la onubense ha vuelto a demostrar su enorme talento, después de imponerse a la local Yufei Chen por un marcador de 21-18 y 21-13.

La española no sólo se encontró a una rival realmente fuerte, sino también, como es lógico, la dificultad de tener que superar un ambiente hostil, ya que el Olympic Sports Center Xincheng Gymnasium de Changzhou se posicionó claramente a favor de Yufei Chen. Marín comenzó bien, pero la china hizo un buen parcial de 2-6 que obligó a la onubense a serenarse.

Llegando al final del primer set con todo muy apretado, se notó la mayor experiencia en la élite de Carolina Marín, y la española se llevó el primer set por 21-18. Fue clave, después de la adrenalina que desbordaba al respetable, y en el segundo y definitivo set Marín demostró su caldidad y entereza para acabar resolviendo con un 21-13 que significa el cuarto título de la temporada, y el número 25 de su carrera.